El Ganso que aprendió a jugar

El Real Madrid y otros grandes se lo rifan

Ganso Ganso

Brasil riega uno de las canteras más prolíficas de talentos futbolísticos. Entre su fronteras se han gestado algunos de los mejores jugadores de la historia. Por genética, filosofía de vida, e idiosincracia, los niños brasileños crecen siguiendo un mismo patrón de jugador, alimentando la tradición del ‘Jogo Bonito’. Todos sueñan con emular algún día a sus ídolos Pelé, Zico o Ronaldo, pero la gloria está reservada para una minoría. Los niños más prometedores entran en las escuelas de los grandes clubes. En cambio, para los menos talentosos se reserva un apelativo para describir sus cualidades. Se les apoda ‘gansos’.

Sin embargo, en la escuela de Santos, escondido tras el apodo de Ganso, se oculta uno de los mejores jugadores que ha emergido en Brasil en la última década. Paulo Henrique Chagas de Lima arrastra el mote de Ganso desde su época alevín. “Se llama ganso a los jugadores que no son muy buenos. Uno de mis entrenadores nos puso motes a todos y a mí me apodó Ganso, pero era en broma. Me gustó y me lo quedé”, explica Ganso, quien estos días está disputando la Copa América con Brasil.

Desde luego, este mediapunta de 21 años tiene muy poco de ‘ganso’ y por eso está en la agenda de los grandes de Europa, entre ellos el Real Madrid. Pertenece al Santos, donde llegó en 2005 para formarse en su escuela. Desde las categorías inferiores del conjunto Peixe creció para ascender al primer equipo compartiendo generación con Neymar. El astro brasileño, al que considera su hermano, le ha eclipsado, pero algunos como el ex jugador Carlos Alberto señala a Ganso como el mejor jugador brasileño del momento.

Mientras tanto, Ganso permanece ajeno a los elogios. Muchos le comparan con Zinedine Zidane, aunque él reconoce que todavía debe “mejorar mucho” para llegar a la altura del genio francés, pese a que sí ve similitudes entre ambos. Sabe que dará el salto a Europa este verano, y no le hace ascos a ningún equipo o liga. “Sólo quiero jugar en un grande de Europa. Me gustaría que fuese de Italia, España o Inglaterra, que son las mejores ligas, pero no tengo preferencias por ningún club”, explica.

Ganso ha levantado la Copa Libertadores con el Santos y ahora afronta el reto de ganar la Copa América con Brasil. La selección brasileña ha perdido la magia que le caracterizaba en pasadas épocas, mostrando un nivel bajo en el pasado Mundial y con jugadores de un perfil más humilde. Ganso es el creador que puede devolver a la Canarinha a la vieja senda. Se trata de un jugador diferente, de la pura escuela brasileña, que pese a no gozar de la fama de Neymar es capaz de reanimar el Jogo Bonito con una mentalidad más colectiva que individualista.

La Copa América será una ocasión ideal para descubrir a este joven que puede dibujar de nuevo una sonrisa a la afición brasileña y que, casi con total seguridad, se mudará a un grande de Europa de cara a la próxima temporada. El Ganso que aprendió a jugar a fútbol llama a las puertas del éxito. Argentina será la primera parada.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=_Z0RXSNTeco]

Artículos destacados

Comentarios recientes