Adiós a la Masía

La escuela azulgrana cierra sus puertas

El mejor fútbol del Mundo. El considerado mejor equipo de la historia. Esa plantilla capaz de ganar un sextete en el año 2010. Un club considerado uno de los valores más grandes del fútbol actualmente.

Todos tienen un punto en común. Todos cuentan con un ápice que les hace grandes, que les ha hecho destacar por méritos propios en los últimos tiempos.

Una filosofía, una cultura, un sentimiento, todo ello formado en las mismas instalaciones. Una casa rural que ha formado a los mejores jugadores del Mundo hoy en día. Una generación que milita en el Barcelona y que han convivido, han crecido y sobretodo han aprendido una filosofía futbolística inculcada desde la Masía.

Un centro de formación que este verano ha visto como cerraba sus puertas tras 32 años en activo y que se lleva con ella miles de ilusiones, miles de sentimientos y sobretodo el sentiment culé por excelencia. "Més que un club", el lema que ha quedado reflejado a la perfección cada uno de los días de la Masía.

Situada a escasos metros del Camp Nou, estadio barcelonista, ha sido testigo de las grandes gestas del Barcelona. Su cercanía con el coliseo azulgrana hacía que cada uno de los jugadores que han pasado por allí a lo largo de todos estos años se quedaran mirando fíjamente al Camp Nou, soñando despierto con poder jugar ahí algún día.

Evidentemente no todos lo lograron, pero sí se llevaron consigo mismos una de las experiencias más bonitas de sus respectivas vidas.

Jugadores como Ángel Pedraza, Albert Ferrer, Luis Milla, Guillermo Amor, Josep Guardiola, Sergi Barjuan, Iván de la Peña, Rufete, Carles Puyol, Xavi, Roger García, Óscar García, Albert Celades, Francesc Arnau, Albert Luque, Gerard López, Luis García, José Manuel Reina, Mikel Arteta, Fernando Navarro, Víctor Valdés, Gabri, Andrés Iniesta, Sergio García, Lionel Messi, Giovani dos Santos, Bojan Krkić, Gerard Piqué, Cesc Fabregas, Sergio Busquets, Pedro, Marc Crosas, Alberto Botía, Thiago Alcántara, Fran Mérida, Jonathan Dos Santos, Jeffren Suárez o Dani Pacheco, entre muchísimos otros, son claros ejemplos de la gran productividad de la cantera azulgrana. Todo ello inculcado desde la Masía, una instalación que ha visto como se cerraba y se acaba la tradición histórica, lo que crea un haz mucho mayor de grandeza al gran trabajo llevado a cabo por parte del conjunto catalán desde hace tres décadas.

El preciado edificio fue creado en el año 1702 y comprada por el Barcelona en el 1953 junto a los terrenos en los cuáles posteriormente se construiría el Camp Nou, estadio del conjunto azugrana. Sería el 20 de Octubre de 1979, durante la presidencia de Josep Lluís Nuñez.

En los 610 metros cuadrados de superficie que ocupaba (divididos en dos plantas) albergaba, entre otras cosas, una gran cocina, un comedor, un inmenso salón, una biblioteca, los departamentos administrativos del club y dormitorios y vestuarios para 60 promesas. Ahí su grandeza, su singularidad y su familiaridad, ya que en un club del prestigio mundial del Barcelona eran tan solo 60 niños, 60 promesas las que podrían recibir los conocimientos futbolísticos y humanos que tanto se han cuidado en el conjunto de la ciudad Condal.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=dv8Dns110pM&feature=fvst]

En el año 2009, Leo Messi, se convertiría en el primer jugador formado en la Masía que lograba el prestigioso galardón del Balón de Oro. Un premio que englobaba una filosofía de cantera que a día de hoy obtiene los mejores resultados a nivel deportivo. Ahí no quedan los grandes resultados, ya que en la última entrega del FIFA Balón de Oro serían tres los finalistas criados en la cantera azulgrana, con el argentino nuevamente como vencedor.

Por si esto fuera poco, en el pasado Mundial de Sudáfrica serían 9 representantes españoles criados en la Masía quienes lograrían alzarse con la histórica Copa del Mundo.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=KZnUr8lcqjo&feature=fvst]

El motivo de su cierre es la finalización de las obras de la nueva Ciutat Esportiva Joan Gamper, que se convertirá en el centro de la vida deportiva de los jugadores del Barcelona en todas sus categorías.

Se cierra la Masía y con ella las ilusiones, los sueños, las lágrimas de tristeza y alegría, de miles de jugadores que han crecido y formados con el ADN Barça y que a día de hoy enamoran al planeta fútbol.

Se cierra el aspecto histórico, la magia del ruralismo de la Masía, pero en la nueva Ciudad Deportiva seguirá creciendo la magia y el sentiment Barça que tantas alegrías ha dado al mundo del fútbol.

Artículos destacados

Comentarios recientes