Las redes sociales y el poder mediático

Los futbolistas están más 'cerca' de los aficionados

Las redes sociales se han convertido en los últimos años en un fenómeno de masas capaces de reunir a tan solo un clic del usuario a amigos, conocidos y demás amistades que quizás por razones de distancia o cuestiones personales no es posible estar en contacto.

Un movimiento in crescendo en las últimas temporadas es la de poder saber informaciones u opiniones de deportistas, y especialmente, futbolistas, que no suelen hacer ante los medios, aunque éstos sí se hacen eco de esos mensajes de tan solo 140 caracteres conocidos como tweets.

Casos muy claros en España son por ejemplo Sergio Ramos, Gerard Piqué o Andrés Iniesta, que disponen de sus respectivas cuentas en la red social de microblogging y Facebook, que congregan a miles de seguidores y aficionados en todo el Mundo y conocen más de cerca a las personas que hay debajo de los profesionales.

Sin embargo, cuando sus situaciones deportivas son tensas se han dado casos en los que han hecho públicas opiniones que preferiblemente deberían haberse ahorrado.

Ha salido recientemente a la actualidad una noticia afirmando que el hasta hace poco jugador del Málaga Quincy se despide del que era su club hasta hace poco. Lo curioso de todo es que al parecer no se lo ha comunicado personal y oficialmente al club de la Costa del Sol, lo que abre el debate.

Quincy andaba desaparecido y en Málaga comenzaban a preocuparse, sin embargo, un tweet en el que exponía "Nunca olvidaré a mis fans y compañeros del Málaga. Un gran equipo en el que he pasado una buena etapa. Vamossssssssss!!!" deja clara la intención del jugador de no volver por la ciudad andaluza.

Ahora bien, ¿vale como justificante un mensaje realizado en una red social?

En España está de moda que los jugadores tengan sus cuentas de twitter personales. Jugadores como Gerard Piqué, Sergio Ramos, Andrés Iniesta, Álvaro Arbeloa o Codina están en contacto con sus fans mediante la red social de microblogging por excelencia.

En el caso de Piqué y Ramos, dos de los ídolos más reconocidos por los seguidores españoles, han incluido en su rutina virtual declaraciones plagadas de polémica con motivo del carrusel de clásicos vivido en las útimas fechas.

En el caso del catalán, tras correr el rumor de que había hecho unas declaraciones haciendo referencia a la independencia de Catalunya y España, salió al cruce y lo negó rotundamente en su cuenta personal de Twitter. Una opinión, declaración que todavía nadie sabe el verdadero carácter y valor que tiene, pero que debido a su manera directa, fácil y accesible sirvió al defensa del Barcelona para defenderse de las acusaciones.

Más duro fue el caso del defensa sevillano del Real Madrid, ya que, tras las duras declaraciones de José Mourinho y Cristiano Ronaldo en el post-partido del Real Madrid-Barcelona disputado en el Santiago Bernabéu en Semifinales de Liga de Campeones, se unió a la linea editorial de sus compañeros y lanzó un mensaje claro apoyando la idea del fraude y del robo sobre la figura del árbitro belga De Bleeckere. Otras veces, como por ejemplo cuando se especuló con una mala relación con Gerard Piqué, el sevillano ha utilizado su cuenta personal para intervenir y calmar los ánimos.

Las redes sociales sirven como fuente de información, sin embargo, en el caso de personajes famosos, de imágenes públicas que todo el mundo conoce deben ser cautos con estas situaciones, ya que sus tweets son leídos por miles de seguidores en todo el Mundo y sus palabras pueden ser tomadas en su contra.

Artículos destacados

Comentarios recientes