Schalke, lo que tapa la Champions

El Schalke puede hacer historia en la Champions

Raúl y sus eurorécords, junto a su histórica presencia en las semifinales de la Champions, están siendo los temas focalizados a la hora de presentar al representante alemán en la máxima competición continental.

Pero detrás de todo ese brillo, se presenta un equipo que ha vivido más de su golpeo e incluso, del demérito de sus rivales en esta competición, que de un juego que se haya impuesto. Pero si nos paramos a mirar en Alemania, sí, ha llegado a la final de la Pokal, pero su participación en el torneo de la regularidad, que suele servir de medida real de un equipo, la Bundesliga, nos enseña un equipo que se acerca más al aprobado raspado que de la nota propia de un semifinalista europeo.

Si hacemos un rápido recorrido por Pokal y Champions, encontramos un gran paralelismo entre la semifinal del torneo del KO germano y los cuartos de la Champions. No en cuanto a goles, pero sí en cómo doblegó a un rival en teoría superior.

En la Pokal un justito 0-1 ante el Bayern (gol de Raúl, por cierto) cerró un partido en el que ‘Los Mineros’ aguantaron a los bávaros hasta imponer un ritmo lento que les benefició a la hora de meter mano al equipo entonces entrenador por Van Gaal.

Mientras que en San Siro se rehizo cuando en dos ocasiones con desventaja en el marcador, para ‘hincar el diente’ en una defensa desarbolada de los neroazzurri.

Vivir del fallo del rival.

Pero en la Bundesliga este sistema no funciona. Cierto es que comenzó muy mal: en el primer trimestre de la competición, sólo una victoria, tres empates y seis derrotas. Demasiada ventaja para sus rivales de objetivos por lo que el modo de cumplir con sus metas cambia. Y parece que de inicio funciona la apuesta extrema por el resultadismo y firman un buen final de 2010. Pero tan pronto vuelve la Pokal y la Champions el equipo vuelve a la irregularidad, manteniéndose por ser fuerte en casa.

Viendo esta trayectoria, se reabre ese antiguo debate sobre si, en las grandes ligas, es posible apostar por llegar lejos en Europa y mantener el nivel en el torneo local al mismo tiempo que nos da una dimensión real de lo conseguido por Inter y Barça en las dos últimas temporadas.

En unas horas, el Schalke, el equipo ‘áspero y mate’ saldrá olvidándose de todo esto a Old Trafford para jugarse el primer paso hacia la final de la Champions. Un partido en el que, visto lo visto, no tiene nada que perder del mismo modo que en un salto sin red.

Artículos destacados

Comentarios recientes