Un calendario de muerte

Los jugadores pueden acumular casi 60 partidos esta temporada

Lionel Messi/ lainformacion.com/ Reuters Lionel Messi/ lainformacion.com/ Reuters

Santi Cazorla es el jugador de primera división que más partidos oficiales ha disputado esta temporada. En total, ha jugado 48 encuentros, de los que 28 son de Liga BBVA (sólo se ha perdido uno), diez de la UEFA Europa League, cuatro de Copa del Rey y seis con la selección española. No se ha perdido ni una sola convocatoria con la roja, ha llegado con su equipo a cuartos de final del torneo del KO y avanza con paso firme en Europa. Se pueden contar con los dedos de una mano los miércoles libres que ha tenido desde el mes de septiembre.

De media, las estrellas juegan cada mes alrededor de siete partidos. Queda poco margen para el entrenamiento, para la recuperación física y para cambiar el 'chip' de una competición a otra. Ya se quejaba José Mourinho a principios de este 2011 cuando vio determinadas carencias físicas de su equipo. "Estos futbolistas no están habituados a jugar dos partidos por semana", señaló en rueda de prensa.

El tan demandado calendario único se implantó hace unos años y no ha cambiado en prácticamente nada la enorme carga de partidos que sufren los futbolistas. Las temporadas están planificadas al milímetro y casi no queda margen para el descanso entre competiciones domésticas, europeas, partidos oficiales de las selecciones y amistosos. Gracias a ello, un jugador de primer nivel puede cerrar la temporada con alrededor de 60 partidos en sus botas. una cifra que deja muerto al más pintado.

Messi es uno de los que ha tenido que parar. Acumula pocos partidos menos que Cazorla y el martes pasado tenía un compromiso con su selección en Costa Rica. Compromiso, pero desde el punto de vista económico, ya que se trataba de un amistoso que la albiceleste había cobrado a buen precio. Eso sí, en el contrato se estipulaba que debían jugar los mejores. Messi no podía permitirse el lujo de romperse en un 'bolo' sin importancia y, al menor pinchazo que sintió en la pierna, dejó el entrenamiento y no jugó ni un sólo minuto. Batista dijo tras el partido que si hubiera jugado un solo minuto se habría roto. Por suerte, a su llegada a Barcelona se ha podido comprobar que no tenía nada malo y, con casi toda seguridad, jugará este sábado contra el Villarreal.

El 'crack' argentino hizo la pasada semana alrededor de 30.000 kilómetros. Una salvajada que el mejor jugador del mundo ya ha repetido en hasta cinco ocasiones, en menor o mayor cantidad, sólo esta temporada. Si a eso se le suma los propios desplazamientos con su club, salen pocos días de descanso, lo que se traduce después en más lesiones musculares y en una mala recuperación de las que se producen en sus clubes. Si no, que se lo digan al Real Madrid con los casos de Pepe y Cristiano Ronaldo.

La gran mayoría de los grandes de Europa pueden extrapolar esos datos a sus estrellas. El G14, aquel grupo que formaban los clubes más importantes de Europa hace unos años y que Platini borró del mapa a su llegada a la UEFA, intentó sin éxito que las selecciones se comprometieran a liberar a sus jugadores de determinados partidos amistosos (lo negocian con los clubes de forma particular y extraordinaria) y que se hicieran cargo del coste de recuperación de las lesiones sufridas en esas convocatorias. Lo único que consiguieron fue que la FIFA amoldará un calendario común para todos y que todas las competiciones nacionales pararan a la vez para dar paso a los encuentros de selecciones. Un mal menor gracias al que, por lo menos, todos sufren al mismo tiempo.

Artículos destacados

Comentarios recientes