Aficionado Atlético Nacional: Los colores en la piel

Felipe Álvarez no es un aficionado más del Atlético Nacional. Se trata del aficionado más creativo, loco y descabellado de todo Colombia, y quizá, el mundo. Este chaval demostró que el fútbol es capaz de generar cualquier cosa en el ser humano. Hasta de romper la barrera entre lo racional y lo pasional. Así, Álvarez será recordado durante el resto de su vida por decidir romper ese fino límite y tatuarse la blusa de su equipo en el pecho y en la espalda. Inclusive pagando el precio del dolor. La pasión se lleva impresa en la piel, y no sólo es un viejo dicho. La prueba está en este vídeo. Este aficionado del Atlético Nacional sin dudas pasará a la historia del balompié. La huella que dejó en su piel es inmortal y lo acompañará hasta la tumba. Y el equipo colombiano puede decir que tiene en su grada al hincha más loco, audaz y exótico que se ha conocido. Álvarez ahora, no es uno más. Es el aficionado que se tatúo la blusa de su equipo en la espalda y el pecho. Sencillamente, como dicen muchos cánticos, lleva la camiseta tatuada en la piel.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=CdqJ9QStcwU]

El tatuaje además tiene un símbolo especial: el número dos grabado en la espalda. No fue escogido al azar, ese el dorsal que llevó Andrés Escobar, mítico jugador del Atlético Nacional, que ganó la Libertadores en 1989 y que murió acribillado por 12 disparos en una discoteca poco después del Mundial de Estados Unidos. Con esto, quedó claro que Álvarez midió su pasión y la demostró con un gesto que le llevo horas y sobre todo, mucho dolor. Al menos, fue reconocido en el “Día del hincha” del equipo verde, donde estuvo junto a Víctor Hugo Aristizábal uno de los máximos goleadores colombianos de todos los tiempos.

Artículos destacados

Comentarios recientes