Barcelona 2010-2011: El candidato por excelencia

El modelo de Barcelona 2010-2011 sale al campo de juego con el rótulo de candidato impreso en la blusa azulgrana. Es imposible no adjudicarle esa etiqueta al equipo catalán que no ha perdido jugadores importantes y sobre todo, no ha renunciado a su esencia futbolística. Pep Guardiola no cambia la fórmula ganadora y seguramente apostará al mismo estilo de juego, diseñando un idéntico camino al éxito con el fin de dejar bien en alto los intereses culé. En pocos días empezará una nueva aventura en la Liga de España y el actual monarca está dispuesto a arrasar con todo lo que tenga en su camino. Realidad y promesa. En Real Madrid la palabra proyecto recién se está comenzado a utilizar. Lo contábamos en un post anterior. De la mano de Mourinho, Florentino Pérez decidió cambiar para confiar en trabajos a largo plazo. Dándole espacio a jugadores jóvenes con talento y hambre de gloria para recuperar un terreno que se perdió desde hace mucho rato. Ese anhelo, en Barcelona ya es realidad y el término no sólo se ha consolidado sino que en el prólogo de un nuevo estreno de temporada se mantiene con vigencia. Los frutos tardaron, pero en virtud de la paciencia, se ha sembrado lo mejor. La versión 2010-2011 de Barcelona no dista demasiado de la que se coronó campeona en el curso anterior. Los jugadores se mantienen y la plantilla culé sólo ha perdido a futbolistas que para Guardiola no eran lo suficientemente importantes. A saber, Keirrison (Santos), Yaya Touré (Manchester City), Chygrynskiy (Shaktar Donetsk), Henry (New York Red Bulls), Márquez (New York Red Bulls), Henrique (Racing, cedido) dejaron la disciplina azulgrana. Y como nombres destacados llegaron David Villa y Adriano, dos fichajes más que interesantes. El primero goleador en el Mundial con España y en el caso del brasileño fichado del Sevilla, se trata de un multiuso para el mediocampo. Es decir, recambio fresco la aceitada medular de Pep. Soslayando las altas y bajas del culé, el hecho que convierte al Barcelona 2010-2011 en un candidato privilegiado es su esencia. Su estilo de juego. Su riqueza futbolista. Su poesía. ¿A qué nos referimos? El equipo de Pep fue el espejo futbolístico de la selección de España campeona del mundo en Sudáfrica. El método barcelonista se trasladó a la Roja en todas sus formas: desde el esquema planteado hasta muchos de sus nombres y figuras para llevar a cabo el plan. Y así la Furia hizo escuela en el mundo. Por eso hoy todos imitan el estilo de juego que los catalanes buscan imponer en cada campo de juego. Será entonces un reto para el blaugrana seguir marcando la tendencia del balompié mundial. Por ahora, todos confían en que Pep y sus muchachos sigan llevando en alto la bandera del fútbol rápido, inteligente, prolijo, táctico con balón y sin él. Con poco traslado y teniendo mucha posesión. Con Xavi e Iniesta formando un tándem envidiado. Con Messi generando magia y ahora con Pedro, Villa o Zlatan como rompe redes. Con Puyol y Piqué como escuderos de Víctor Valdés y por si fuera poco agregando un amplio y talentoso recambio en el banquillo y en la cantera, donde asoman talentos de la jerarquía de Thiago Alcántara. Por esa razón, Barcelona es amo y señor en la casas de apuestas. El equipo de Guardiola es el favorito a revalidar la corona obtenida en la anterior edición con una cuota aproximada de 1.80€ frente a los 2.10€ que se pagan por la conquista del título a manos del Real Madrid. Y sobran razones para dar como candidato al modelo de Barcelona 2010-2011. Como primer eslabón de la cadena, el culé tiene un bloque formado y consolidado. Aceitado y regulado. En defensa se mantiene con Alves, Abidal, Puyol y Piqué. Una pared indestructible que ofrece a Milito y Maxwell como variantes y, además, con la llegada de Adriano cuenta con una alternativa más ante el hipotético caso de que haya algún grave problema en la banda. En este zona del campo, Chigryinski, que no fue relevante el año pasado, y Rafa Márquez son los dos jugadores que han abandonado el barco de Pep. En la medular, Touré puede ser una baja sensible. Quizá la ausencia que más se extrañe en el Camp Nou. Pero para hacer olvidar, aparece con todo su esplendor Sergio Busquets, quien ya se ha encargado de demostrar todo su potencial, por caso, en el Mundial de Sudáfrica 2010, su pasaporte al éxito. Para esta zona el fichaje más requerido era Cesc Fábregas. Prioridad exclusiva del míster, quien lo quería para que su mediocampo no perdiera frescura y ritmo, ya que desde el este sector del campo es donde se genera todo el fútbol que brinda el culé. Es el corazón. Pero Busquets junto a Keita, quien podría jugar de pivote en alguna ocasión, serán los encargados de cubrir la baja del marfileño para que todo siga funcionado como de costumbre. En la delantera, el abanico de posibilidades es amplio. Se fue Henry, quien ya no era un jugador tan vital para el ataque. Y están Messi, Pedro, Ibrahimovic y Villa. Claro que todos juntos no pueden jugar, pero las combinaciones son variadas y Pep debe elegir el mejor combo. El asturiano, quien llega con un brillante mundial a sus espaldas, puede jugar por la banda para brindar más opciones al centro de ataque, donde Pedro y Zlatan se pueden debatir por un lugar. A todos los delanteros le sobran galardones, sólo habrá que ver cuál combinación resulta más apropiada para esta temporada. En resumen, el modelo de Barcelona 2010-2011 ostenta una plantilla con más recambios y con chavales de la canteras que piden un lugar cómo Thiago Alcántara. Esto es en definitiva, un proyecto hecho realidad. Un modelo a imitar.

LA APUESTA del día

Real Sociedad y Valladolid se medirán mañana viernes, a partir de las 21:00 de la noche, en la jornada 26 de LaLiga Santander

Artículos destacados

Comentarios recientes