Premier League: La liga más fuerte sin el brillo de otros años

adebayor-manchester-city

Con más austeridad que en otras ocasiones, la Premier League ya se encuentra en marcha desde hace algunas jornadas y, quizás, sin ese halo de grandilocuencia con el que se veía investido durante temporadas anteriores. Los fuertes capitales que convirtieron a la competición británica en la más importante del mundo en la actualidad no se movieron con la misma fuerza que lo supieron hacer en ciclos anteriores, salvo en escasas excepciones. Aún así, no quedan tampoco demasiadas dudas con respecto a que continúa siendo la liga estelar del concierto europeo y, por ende, mundial. ¿O acaso cuántos certámenes pueden darse el lujo de decir que tienen cinco equipos con capacidad de luchar por el título con opciones reales?

Demás está decirlo, el protagonismo exclusivo durante este verano lo tuvo el Manchester City. El foraneo oro petrolero convirtió a los "mancunianos pobres" en un auténtico nuevo rico de la Premier League. Las contrataciones del equipo de Mark Hughes fueron rutilantes: Tévez, Santa Cruz, Adebayor, Gareth Barry, Kolo Touré, Joleon Lescott... El desembolso económico fue demasiado fuerte como para no poner a los "Citizens" en la obligación de dar el asalto al "Big four" del fútbol inglés. De momento, las cosas han comenzado más que bien para ellos, aunque la verdadera medida de la cuestión llegará cuando tengan que medir fuerzas contra los acostumbrados a estar arriba. El City deberá quitarse el mote de pequeño de encima y olvidarse la camiseta que tiene puesta para aspirar a, al menos, meterse en Champions League.

Pero, por otra parte, los grandes responsables de que la Premier League no haya hecho tanto ruido durante este verano han sido los grandes de la cuestión. Si uno se pone a repasar las contrataciones de unos y otros, poco hay que ver. El United perdió a Cristiano Ronaldo y Tévez, incorporando a Antonio Valencia y Michael Owen a cambio; el Arsenal se deshizo de Touré y Adebayor, mientras que fichó a Vermaelen como único recambio para la defensa; el Liverpool hizo un cambio de "figuritas", dejando salir a Xabi Alonso y Arbeloa, mientras que contrató a Glen Johnson y Aquilani; el Chelsea apenas se hizo con los servicios de Zhirkov (más un capricho de Abramovich que una necesidad real, aunque me encante el juego del zurdo ruso) y de Sturridge. Poca cosa para cuatro de los clubes más importantes del fútbol europeo.

Tampoco hicieron demasiado otros aspirantes como Aston Villa, Everton o Tottenham, aunque este último dio un salto de calidad, a pesar de perder a Modric por lesión. Como posible sorpresa -no para pelear el título, ni mucho menos- aparece el Sunderland. Los "Black cats" se han movido fuertemente contratando a Fraizer Campbell, Lorick Cana, Lee Cattermole, Darren Bent o Michael Turner, jugadores que suponen un salto de calidad para su plantilla y que invitan a colocarse por encima de la mitad de tabla.

Lo cierto es que la Premier League promete ser durante este año un certamen algo más igualado en determinadas condiciones y con muchos equipos luchando fuertemente por diferentes objetivos. Sin el brillo de otros años, sin la opulencia que los ha caracterizado en otros ciclos, los clubes ingleses siguen a la vanguardia del fútbol europeo. Ahora tendrán que revalidar sus pergaminos sobre el campo de juego.

Artículos destacados

Comentarios recientes