Los "hombres de negro", los eternos villanos de la película

Sin lugar a dudas, y más allá del algún que otro personaje eventual que ingresa dentro de un terreno de juego, siempre el que se lleva todas las miradas de desprecio, el que tiene ganado de antemano el odio de la grada y quien se llevará todos los improperios habidos y por haber dentro del césped es el árbitro, el único capaz de unir a dos aficiones irreconciliables en un mismo grito de reprobación. Siempre polémicos, siempre bajo el ojo de todos los amantes de este deporte, los árbitros tendrán que cargar eternamente con el rol de ser los villanos de la película, un auténtico mal necesario, al menos hasta que la FIFA decida reemplazarlos por robots karatekas.

La "musa inspiradora" de este artículo, sin dudas, fue el vídeo que podrán ver más abajo y que de seguro estará dando la vuelta al mundo en menos de lo que canta un gallo. Resulta que el bueno de Sergei Shmolik, árbitro con dilatada carrera dentro del fútbol bielorruso e incluso considerado mejor referee en 2005, no tuvo la mejor idea que pasar por el bar antes de pitar el encuentro. ¿O es que acaso ni siquiera se acostó y estuvo la noche en vela, fluidos espirituosos mediante? Vaya uno a saber. Lo cierto es que cayó totalmente ebrio a pitar el encuentro ¡y hasta convalidó goles! Ni me quiero imaginar como hizo este émulo de Robin Friday o René Houseman pero vestido de negro para llevar las riendas del encuentro, si es que lo logró en algun momento. ¿Alguno de ustedes intentó jugar fútbol con unas copas de más? No se lo recomiendo a nadie. Pero el valiente de Shmolik lo intentó de todos modos, hasta que el partido entre Vitebsk y Naftan -estaba igualado en 1- de repente se vio interrumpido. El trencillas, que cada vez se movía menos producto de los vapores de Baco, no tuvo mejor idea que fingir una lesión cervical para tratar de disimular lo tremendamente beodo que estaba. Como muestra basta un botón... Esos movimientos, ese espíritu de borracho orgulloso que no se deja tocar por nadie y los saludos del final hacia la grada terminan por corroborar que la única lesión, la verdadera, la iba a tener al otro día cuando se levantara con un "hachazo" en la cabeza. Me juego que más de un árbitro sería incapaz de superar un test de dopaje. Pero, de seguro, este no pasaba ni de cerca uno de alcoholemia.

[video:http://youtube.com/watch?v=oeSxVujpRRU]

Sigamos con algunas curiosidades más de estos excéntricos personajes que han decidido impartir justicia en el mundo del fútbol. El caso de este siguiente muchacho es más que insólito. Sabía, y los he visto, que algunos trencillas insisten en su histrionismo a la hora de pitar las acciones. Pero lo de este hombre ya es casi una actuación de ballet sobre el verde césped. Ni me quiero imaginar lo que le podría llegar a suceder a este señor si le tocara arbitrar las divisiones de ascenso de, digamos, un torneo interfavelas en Rio.

[video:http://youtube.com/watch?v=86AJje3ElDc]

Vamos por último con este compilado que encontré en YouTube donde hay de todo: golpes bajos en la zona púbica, balonazos furtivos, árbitros que terminan oficiando de defensas centrales involuntariamente y, por supuesto, el infaltable en donde nuestro beatificado Gazza le huele la axila al trencillas cuando le muestra la amarilla. Por supuesto, al juez no le quedó más que sonreir. Muy descorazonado tendría que haber sido para mostrarle el camino de las duchas a uno de esos irreverentes que no se tomó tan en serio esto del fútbol sobre un terreno de juego.

[video:http://youtube.com/watch?v=NwF7n6hQEGk]

Artículos destacados

Comentarios recientes