Kevin de Bruyne mostrando el camino

El belga se ha convertido en uno de los exponentes más importantes de su posición y, sin duda alguna, uno de los mejores futbolistas del mundo.

Kevin de Bruyne mostrando el camino. FOTO: MANCHESTER CITY Kevin de Bruyne mostrando el camino. FOTO: MANCHESTER CITY

El fútbol está en constante evolución y, a raíz de eso, cada demarcación está sumando registros que le dan una relevancia mucho mayor en el juego o, en casos más específicos, entregarle soluciones/variantes al entrenador. A partir de esa consigna apreciamos con más asiduidad a los centrales buscando superar líneas a partir de la conducción, laterales apareciendo en carriles centrales para generar superioridad, extremos participando más a partir de la pelota y delanteros centros que abandonan su zona de confort para combinar con sus compañeros pero, como no podía ser de otra forma, es la posición de centrocampista que, en la actualidad, sigue siendo la que marca mayores diferencias en cuanto al desarrollo del encuentro, más allá de la importancia que tengan las demás debido a su cercanía con las áreas.

Los centrocampistas, más allá de ir perdiendo terreno a partir del impacto que han tenido diferentes posiciones en la óptica mundial, siguen siendo quienes a partir de sus rasgos individuales y funcionamientos colectivos quienes definen un equipo en cuanto a estilo aunque, a diferencia de temporadas anteriores, el corte del volante dominante está cambiando abruptamente. Después de vivir en un época donde los Xavi Hernández, Xabi Alonso, Andrés Iniesta, Toni Kroos, Sergio Busquets y Luka Modric eran quienes gobernaban a partir de su buen dominio de la pelota, en la actualidad, es otro perfil de futbolista que, dominando mucho más registros, está teniendo un impacto descomunal en el juego de uno de los mejores equipos del mundo. Estamos hablando de Kevin de Bruyne quien, para este humilde redactor, es mucho más completo que todos los antes mencionados. No mejor, sino más completo.

El belga es un futbolista que, a partir de su madurez a partir de su crecimiento natural y por la mano de Pep Guardiola, está viviendo el mejor momento de su carrera. Y es que, a diferencia del comienzo de su carrera cuando era un jugador del último tramo de la cancha y hasta apareciendo por una banda, se ha transformado en un todocampista que, al mismo tiempo, se puede adaptar a diferentes sistemas de juego porque, más allá de ser maravilloso a partir de las constantes intervenciones con la pelota y su capacidad para acelerar cada jugada desde el pase, Kevin de Bruyne cuenta con registros para también ser un llegador (debido a su agresividad para atacar los espacios y su impacto a partir de su pegada), para ser el faro principal de un conjunto contragolpeador (sus conducciones son rápidas y desequilibrantes) y para ser un interior de posesión (debido a su capacidad para pasar la pelota y para moverse con libertad por todo el flanco ofensivo). Es que puede hacerlo todo y esto sin mencionar su gran golpeo de pelota con el que se convierte en un peligro en la frontal del área y para conectar con, por ejemplo, Raheem Sterling en el carril opuesto cuando ataca con agresividad el espacio a espaldas de los defensores, uno de los mecanismos ofensivos más peligrosos del Manchester City.

Su calidad técnica y lectura del partido lo convierten en un mediocampista que puede dominar cada sector del terreno de juego porque puede aportar, más o menos, en cada fase del juego de su equipo. Puede retroceder para apoyar en la salida como un segundo volante central, puede aparecer en la base para acelerar la jugada, puede recibir entre líneas para verticalizar con su giro, puede recibir de cara para centrar la pelota activando a sus compañeros más lejanos o puede atacar el espacio libre, ese que definió Guardiola como el indefendible. Su capacidad para ser importante y peligroso en cada zona lo está transformando en una demarcación por sí mismo, independientemente de su punto de partida o su zona de acción.

Kevin de Bruyne está redefiniendo el término de “mediocampista de actualidad” porque, más allá que siguen apareciendo nombres de un corte más parecido al antes mencionado como Frenkie de Jong, Miralem Pjanic, Rodri Hernándz y Arthur Melo, es él quien está demostrando estar a un nivel superior a todos ellos, no solo a partir de su calidad individual sino por el impacto que tiene en su equipo. Él está mostrando el camino que debe seguir un mediocampista para que, en la época donde los delanteros están marcando la pauta a partir de la presencia en el desarrollo, vuelvan a ser ellos quienes dominen las grandes competencias.

LA APUESTA del día

Atlético de Madrid y Lokomotiv de Moscú jugarán mañana miércoles, en campo atlético, el último encuentro de la fase de grupos de la UEFA Champions League

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter