Coutinho a Munich

Coutinho dejó el Barcelona para llegar al Bayern Munich. El pase es de unos 8,5 millones, con una opción de compra de 120 millones.

Están empezando las ligas en todo el mundo, pero al mismo tiempo se encuentran los últimos movimientos en el mercado de fichajes. El ultimo punto resonante se vislumbra en la venta de Coutinho al Bayern Múnich. El pase, por el jugador de 27 años, posee los siguientes condicionamientos: el pago del salario por parte del club alemán, que es de aproximadamente 25 millones de euros, más 8,5 por el traspaso del ex jugador blaugrana en la temporada 2019-2020. Asimismo, la institución bávara se reserva la chance de adquirir la ficha de Coutinho la próxima temporada a cambio de 120 millones.

Coutinho, que se fue del Liverpool para recalar al Barcelona, no pudo hacer valer las expectativas que habia sobre sus hombros. Es verdad que alterno momentos aislados que denotaron su poder ofensivo, pero nunca pudo dar el impacto necesario en esta sociedad donde los tiempos son líquidos. Y mucho más en el Barca, que se convirtió en una institución de burocratas, que perdió el eje de las obligaciones deportivas identitarias de un equipo. Cuando no se cumplen con los mandatos en ese entorno, las idas sin pena ni gloria están a la vuelta de la esquina.

Esto aconteció con Coutinho, que después de 76 partidos, 21 goles y 11 asistencias, se fue al Bayern Munich. Desandaré algunos puntos a tener en cuenta para poder debatir:

  • Sentimiento a la adaptación: hay jugadores que necesitan sentirse parte de algo. Hay algo de lo emocional, del sentirse protagonista, de la vanidad equilibrada que se necesita para sobresalir, actuar con libertad, espontaneidad, que los gestos corporales gestionen los diferentes momentos y necesidades. Hay jugadores que pueden llevarse mal con roles de reparto. Necesitan un estatus mucho mas alto para incentivar y estimular su juego. Y Coutinho, creo que ha tenido algo de esto de no poder soltarse, quitar cadenas, reducir complejos.
  • Inspiración: hay dos componentes que tiene Coutinho. Uno es su manera de ejecutar y dar continuidad al juego profundo. Y el otro es su repentización para improvisar sobre el camino, abrir nuevos espacios, progresar y activar el ataque con simples detalles, enganchar y rematar. En esa repentización es donde su juego se tornó aleatorio, sin capacidad de resolución, de no alcanzar a algo concreto y con sentido. Para eso se requiere de dinámica, creatividad, confianza, capacidad de astucia y evolución. Y la inspiración individual todo el tiempo requiere de corrección y mejora del juego. Las lagunas existen. Hay que reducir ese margen de lagunas. Y para eso se necesita de un maestro y un alumno predispuesto.
  • Plataforma de juego: a ese crecimiento individual, debe ir acompañado de posiciones, ejercicios y un ecosistema que ayude a la potencialización del jugador. Que mejore sus condiciones. Un crecimiento colectivo que permita a este tipo de jugadores sentirse parte de algo importante, que se encuentre conectado, que lo ayude a encontrar rasgos disciplinarios tácticos, que lo situé en zonas de influencia.

LA APUESTA del día

Betis y Getafe serán los encargados de echar el telón a la cuarta jornada de liga. El Benito Villamarín será testigo de ello.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter