La única certeza es la muerte

Hace 13 años, Riquelme era reemplazado por Cambiasso, frente a Alemania, en Cuartos de Final del Mundial 2006. Desandemos este hecho. 

El ser humano por esencia convive con la incertidumbre constante. Desde que sabemos que la muerte existe, buscamos todo tipo de mecanismos para poder encontrar estabilidades, fiabilidades, seguridades. Dentro de nuestra condición de finitud, se suele mencionar la frase “no quiero problemas, quiero soluciones”, relegando todo tipo de atrevimientos y cayendo en la temerosidad de colocar mosquiteros ante la mínima posibilidad.

El fútbol no es ajeno a esto. La lucha por encontrar el punto fijo ante la inestabilidad de saber que lo único factible es la muerte, se concentra a través del acento en lo físico, en la actitud, en colocar un doble cinco más relacionado a la destrucción que a la construcción de juego, en la táctica excesiva que tenga una influencia desmedida sobre el jugador libre y bohemio. Esto va configurando un prejuicio sobre el que tatuamos una visión: “vamos a estar más equilibrados si tenemos un “cinco de marca””, “hay que acumular un jugador más en el mediocampo para ser más fiables”.

En este marco, no se sabe que hacer con el jugador creativo. La influencia táctica, la evolución de los km recorridos del jugador de fútbol y el concepto de inmediatez y utilidad, ha llevado a que el talento sea sospechado. Y la incomprensión se visualiza en ciertos actos: algunas veces es el primer cambio para “cerrar el partido”, otras se suele encasillarlo dentro de un círculo de influencia-sin salir de ese círculo- reduciéndole su libertad de intuir en que sectores del campo accionar, maniobrar, tomar decisiones, ejecutar.

Partiendo de este punto, el esfuerzo tiene una gran prensa. Y no digo con esto de que el esfuerzo no deba formar parte del juego. Es un elemento indispensable. La cuestión se sostiene en la sobredimensión del esfuerzo. No vaya a ser que, por darle tanto énfasis a este concepto, atemos a la creatividad, a la fantasía, a la imaginación y a la gracia. Nada te asegura el éxito. No hay verdades absolutas. Pero el equilibrio no solo esta emparentado con la contención, sino también con la creación.

Podemos remontarnos al cambio de Riquelme por Cambiasso. También podemos situarnos en la actualidad, donde Leandro Paredes es mirado de reojo. Existe el excepcisimo de si puede ser el eje del centro del campo. Esa duda nace a traves de ciertos preconceptos previos que se disparan a traves del terminó “cinco tapón”, donde la “garra” y los “huevos” son los méritos que debe tener ese rol en esa porción del campo. Sin embargo, la valorización también debe estar en los conceptos colectivos, en la manera que armonizó con mi otro compañero, en la relación que hay entre las líneas, en la aptitud con que ordenó a mi equipo y desordenó al rival a través de la pelota, etc. La voluntad no solo esta en la intensidad, sin tambien en el juego.

El futbol es heterogéneo. El equilibrio no solo esta emparentado con los equipos que relegan la pelota y buscan explotar los metros que tienen por correr. También esta del lado de aquellos que buscan generar cosas a través de la posesión. De aquellos que buscan pasarse la pelota hasta desequilibrar al rival. De aquellos que juntan sus líneas al son del balón y que procuran perder la menor cantidad de pelotas posibles para estimular la cohesión entre los intérpretes.

La única certeza es la muerte. ¿Qué hacemos con esa certeza de finitud humana?. Y por lo pronto, tratemos de ser nuestra mejor versión posible, en un mundo variable.

LA APUESTA del día

Manchester United e Inter de Milán se medirán en la International Cup. El duelo se jugará en el Estadio Nacional de Singapur.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter