Takefusa Kubo: el japones inicial

Takefusa Kubo fichó para el Real Madrid y también jugó su primer partido para la selección japonesa. Una promesa para cultivar. 

El fútbol es muy amistoso con las paradojas. Tal es así, que un chico de 18 años puede atravesar en un mismo punto millones de experiencia, que otras personas no alcanzan. Ayer Japón perdió 4 a 0 frente a Chile por la primera fecha de la Copa América. Un Japón que se caracteriza por darle espacio a juveniles y de esa manera que vayan cultivando, viviendo momentos, decisiones, sensaciones, etc. Y que mejor manera, que exponer al jugador en un escenario de baja presión, de bajas obligaciones.

En ese entorno, Takefusa Kubo, vivió dos instantes que a sus prematuros 18 años requieren de una digestión: fichar por el Real Madrid y jugar su primer partido como titular en el seleccionado nipón. Son instancias, donde el jugador debe adaptarse a una temprana edad a cuestiones que surgen demasiado pronto. Hay procesos silvestres que uno va desandando y que tiene que asimilar rápidamente en estos tiempos de fugacidad. Imprescindible llevar a un futbolista de corta edad a través de la pedagogía, darle su tiempo para que se nutra del talento, de la capacidad de enfrentar retos, obstáculos. Ese es el proceso que debe llevar Kubo.

El jugador que llegará al Real Madrid, luego de formar parte de La Masiá, tiene muchos recursos: posee repentización, es hábil, escurridizo, inteligente, intrépido, tiene desparpajo, maneja bien su cuerpo, las velocidades, la pelota. Pero para llegar a la elite se requiere de otros condimentos: engaño, tiempo y espacio. Saber cuando pensar o intuir la jugada. Cuando pasar y trasladar. Reconocer fundamentos del juego. Para eso, los hábitos de juego tienen que estar ligados al entrenamiento en relación a la competencia y a sus escenarios. De dotar al jugador de herramientas y soluciones que se encuentren en un partido.

Los procesos de maduración son diferentes para cada jugador. Algunos casan al vuelo enseñanzas y aprendizajes. Otros tienen que llevar un camino más lento, donde los conceptos tienen que ser almacenados de a poco, gota por gota, sin apresuramiento. Kubo tiene registros del juego que marcan la diferencia. Desequilibrio y gol. El tiempo para estos jugadores son oro. Y reconocer los diferentes tiempos, las distintas volatilidades de un chico que recién esta empezando es crucial. No solo saber de qué madera este hecho, sino también, como se va construyendo su trayecto. Cuales son sus límites, cuáles son sus particularidades, entre otros puntos.

Kubo tiene un potencial para explotar. El destino mostrara si ese potencial fue alimentado o no. Si fue capaz de seguir siendo cada vez mejor.

LA APUESTA del día

Fluminense y Ceará se medirán en la jornada 10 del Brasileirao. El duelo se celebrará a partir de las 01:00 horas, en Maracaná.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter