La selección sub 20, países emergentes y la formación

La Argentina cayó ante Mali y se despidió del certamen mundialista en Polonia. Hay que dar una perspectiva de la situación. 

La selección argentina sub 20 cayó ante la selección de Mali y quedo eliminada en octavos de final del mundial disputado en Polonia. Momento de no entrar en la vorágine del consumo, donde hay que dar un viraje de 360 grados. Las modificaciones son esenciales, pero el exceso de ella trae confusiones. La estabilidad es vital, pero también trae con ella la dejadez. Encontrar el equilibrio de ambas y la dosis justa responde a un entorno donde la formación es primordial.

Los chicos de la sub 17 y 20 constituyen una instancia de formación, de pedagogía y de pacto entre enseñanza-aprendizaje. El juego creativo en el seno de un país, corresponden a preponderantes como: infraestructura, formadores, el éxodo de jugadores (la argentina como país vendedor y exportador), a corta edad, que se van al exterior estando aprendiendo sin haber aprendido. En esa coyuntura, la conformación de una cultura de juego y la armonización de las diversas características, personalidades, culturas, etc., se vuelve dificultosa.

La optimización del tiempo en el tutelaje de crecimiento del chico, responde a reconocer rápidamente sus virtudes y de esa manera reducirle defectos y potenciarle sus virtudes. Un jugador no puede adentrarse a un plano táctico, sino sabe del engaño, los tiempos y los espacios. Es perjudicial para su proceso de desarrollo, incrustarlo en realizaciones estratégicas sino sabe utilizar la pelota como medio de comunicación, si no sabe perfilarse, recepcionar, pasar, asimilar fundamentos del juego. Sumado a esto, se agrega lo perjuicioso que es para un jugador, la ubicación en zonas geográficas del juego, que desnaturalizan su ejecutar, pensar y sentir el fútbol. El jugador no perderá voluntad, pero si habrá una dejadez en su función y rol.

Cada vez más, aun sabiendo lo que sigue significando la pelota para la sociedad argentina, la calle ha perdido pisada como momento educativo. Ante eso, la inestabilidad cambiaria y financiera en la cual se encuentra la Argentina, lleva a que los pibes que cada vez encuentran menos campo de crecimiento en las esquinas, requieran de un espacio formativo, con canchas, pelotas y formadores, qué, cómo consecuencia, les terminen de sacar no solo todo el jugo como futbolistas, sino que encuentren en ese lugar un momento de disfrute, placer y resignificación social.

El fútbol corresponde a una industrial del ocio que acapara millones. Sin embargo, vemos que existen clubes e instituciones donde están los grupos de decisiones y aquellos países emergentes. En esa distribución, la pasión de millones de chicos que arriban al futbol, no son acobijados en toda su dimensión.

Vivimos en tiempos de novedad y nos aburre el esperar. Sin embargo, necesitamos no solo de tiempo, sino de que manera tramitamos ese tiempo. Y la formación es la mejor herramienta que tenemos a mano.

LA APUESTA del día

Betis y Getafe serán los encargados de echar el telón a la cuarta jornada de liga. El Benito Villamarín será testigo de ello.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter