Asensio debe mirarse en el espejo de Sergio Ramos

En Madrid ha decepcionado sus palabras donde afirma que él no tiene que tirar del carro del Madrid ya que eso le corresponde a otros

Marco Asensio, el día de su presentación con el Madrid Marco Asensio, el día de su presentación con el Madrid

El problema de los jóvenes ricos y famosos hoy en día es que a la mínima, se acomodan. Marco Asensio era uno de esos niños tocados por una varita. Se le veía desde que era un pipiolo y con el Mallorca hacía virguerías con la pelota en segunda división sin haber cumplido la mayoría de edad. Se adelantó el Madrid al Barça y a él, le cuidaron muy bien ya que le cedieron a un equipo como el Espanyol, sin demasiada presión, donde poco a poco se fue ganando el puesto y ganando confianza para dar el salto al conjunto blanco lleno de ilusión. Esa ilusión tan grande que le hizo llorar el día de su presentación. Una ilusión que hoy día, parece haberse esfumado.

Asensio llegó justo en la época más dorada de la historia reciente del Madrid, ganando dos Copas de Europa seguidas, siendo él pieza secundaria dentro del equipo en su primer año pero a la misma vez, importante. En su segundo año, incluso llegó a cuestionarle el puesto a Bale o Benzema, y era habitual verle en el 11 inicial de Zidane, teniendo ganado el corazón de la grada del Bernabéu que le veía brillar a base de buenas actuaciones y grandes goles. La tercera Champions seguida del Madrid llegó y eso le sirvió para ser convocado por España para ir al Mundial. La fama le inundaba. Conocido en todo el mundo por ser una de las mayores estrellas futuras del fútbol y con siete cifras en su cuenta bancaria. ¿Qué más se podía pedir?

Pero el fútbol tiene la memoria muy corta y lo que hiciste ayer, ya hoy no sirve. En un equipo como el Real Madrid, el grado de exigencia es máxima y no puedes acomodarte. Ni derroche físico, ni técnico, desaparecido en la gran mayoría de partidos. El mal inicio de Liga del Madrid de Lopetegui le llega siendo él uno de los señalados por afición y prensa y sus declaraciones el otro día tampoco han ayudado a calmar ánimos. "Yo no tengo que ser el que tire del carro del equipo. Hay jugadores más experimentados que llevan más años que yo en el club, que tienen un status mayor y les corresponde a ellos", aseguró el balear. Asensio se equivoca.

Se equivoca porque se le olvida dónde está. En el Madrid, todos tienen que tirar del carro. Desde el portero hasta el último de los delanteros. Todos los de la primera plantilla deben dar la cara por un club de la talla del campeón de 13 Champions. Tener 22 años no exime de ningún tipo de responsabilidad, sobre todo cuando desde arriba le han cuidado con mimo. Con él se tiene mucha esperanza, de que lidere al equipo de aquí a unos años y echarse a un lado para evadir la culpa cuando vienen mal dadas no es propio de un jugador que quiere hacer historia en el fútbol español. Que aprenda de Sergio Ramos, que pase lo que pase, siempre da la cara. Lo hace ahora, con 32 años, y lo hacía igual cuando tenía precisamente 22. El bagaje del camero en el Madrid lo conoce de sobra. En él tiene el mejor espejo en el que mirarse.

LA APUESTA del día

Barcelona y Tottenham se medirán en la sexta jornada de la fase de grupos. El encuentro se disputará a las 21:00 horas en el Camp Nou.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter