Patrik Schick, la gran esperanza de la nueva generación checa

El delantero checo de la Sampdoria quiere confirmar su papel de jugador revelación de la Serie A conseguido la temporada pasada

Patrik Schick / Getty Patrik Schick / Getty

Durante la temporada pasada, Patrik Schick (Praga, 24 de enero de 1996) fue uno de los jugadores revelación de la Serie A cn la camiseta de la Sampdoria, logrando a sus 20 años un total de 13 goles en 35 partidos, números más que considerables para un jugador que debutaba en el fútbol europeo de primer nivel, y más en una liga italiana que siempre se ha caracterizado por ser muy dura a nivel defensivo, lo que habla muy bien del rendimiento que ha ofrecido el internacional checo.

Criado en el Sparta de Praga, Schick representa a la nueva generación del fútbol checo, que busca resucitar el buen juego que hace más de una década mostró al fútbol Rosicky, Nedved, Baros y compañía, a los que la mala suerte les privó de hacer algo importante a nivel continental en aquella Eurocopa de 2004 que conquistó Grecia.

Delantero alto (mide 1,87), pero nada torpe con el balón en los pies. Destaca sobre todo por su facilidad para generar ocasiones de gol, ya sea con un disparo suyo, tanto a corta como media distancia, así como asistiendo al resto de sus compañeros. Su capacidad para golpear con ambas piernas, y para buscar la espalda de los rivales, convierten a Schick en un delantero más que interesantes, que salvando las distancias recuerda en muchas cosas a Zlatan Ibrahimovic en sus inicios, lo que le ha llevado a tener sobre la mesa ofertas de Inter de Milán y Roma, después de anularse su fichaje por la Juventus debido a un problema cardiaco del que se encuentra totalmente recuperado.

LA APUESTA del día

Betis y Getafe serán los encargados de echar el telón a la cuarta jornada de liga. El Benito Villamarín será testigo de ello.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter