Guardiola, de intocable a villano

A Guardiola se le acumulan los problemas. El catalán ha visto como su imagen se ha deteriorado mucho en los últimos tiempos, algo que era impensable.

El mundo del fútbol es volátil y caprichoso, un espectáculo en el que no existe memoria y muy pocas críticas constructivas, Guardiola sabe mucho de todo eso. Al entrenador del Bayern se le acumulan los problemas y ha visto como en poco tiempo sus decisiones han sido más discutidas que nunca.

Hubo un tiempo en el que Pep Guardiola era el ejemplo perfecto para todos los aficionados y profesionales. Su estilo era aclamado y se le consideraba el padre de los éxitos del Barça y la selección española. Sus formas pocas veces eran criticadas e incluso gran parte del madridismo le respetaba. Guardiola parecía un personaje superior a cualquier mortal: se alababa su forma de pensar e incluso la manera en la que vestía era un ejemplo, sus chascarrillos etc. En pocos años había pasado de estar prácticamente desaparecido a ser considerado un gurú gracias a su valentía y descaro, pero ¿Qué ocurrió con ello?

En Alemania Guardiola suma un problema tras otro. Primero fue criticado por las leyendas del Bayern que no entendían la necesidad de que el equipo diera tantos pases antes de llegar al área, pero más tarde se le acusó de las derrotas del equipo e incluso fue tildado de inefectivo. Se especuló mucho con su salida, y desde luego, jamás se ha visto a un Pep tan nervioso y agresivo desde que se sienta en un banquillo. Ahora se ha publicado que no se entiende con sus jugadores y que existen problemas con el idioma. Es curioso, ya que cuando Guardiola llegó a Alemania y todavía conservaba aquel título de semidios fue precisamente su rápido aprendizaje del alemán una de las cuestiones que más admiración causó en los aficionados bávaros.

Pero no solo en Alemania. Las derrotas del Bayern en Europa fueron objeto de mofa e incluso sirvieron para ilustrar muchos memes por las redes sociales en los que Guardiola no salía muy bien parado. Sus smpatías por el nacionalismo catalán tampoco han ayudado a mejorar su imagen pública fuera de Catalunya, pero a pesar de que nunca antes había sido integrante de unas listas electorales, el de Santpedor nunca ocultó su sentimiento patriótico. Antes de entrenar al Barça ya manifestó en muchas ocasiones que le hubiera gustado defender los colores de Catalunya, y por supuesto ya había jugado con España. Curiosamente es ahora cuando más se recuerda esa dualidad de su personalidad, pero hay que ser justos y reconocer que ya existía en la época en la que criticar a Pep Guardiola era algo políticamente incorrecto.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=BdhwZeU77N0]

Su presente en Alemania es muy complicado, pero al catalán siempre le gustaron los retos difíciles y no sería extraño que esta situación le sirviera de acicate. Su caso recuerda lo vaporosa e inestable que es la fama futbolística. El crédito y la buena prensa puede desaparecer de inmediato hasta para los mejores. En poco más de dos años Guardiola ha pasado de ser intocable a un villano en cada decisión tomada.

LA APUESTA del día

Tenerife y Athletic de Bilbao disputarán mañana martes, a partir de las 21:00 horas, un nuevo encuentro de la Copa del Rey

Artículos destacados

Comentarios recientes