El futuro del Liverpool

Se avecina un verano agitado en el Liverpool, con muchos cambios en el horizonte. Analizamos las novedades que se afrontarán en Anfield

Los veranos en el fútbol siempre son realmente intensos. En Inglaterra un poco más. La Premier es uno de los campeonatos que más agita el verano con sus fichajes y este no va a ser diferente. Pero si esto es intenso, lo que se avecina en el Liverpool es una auténtica tormenta.

El año pasado, tras la venta de Luis Suárez y la tristeza de perder el título de liga en los últimos coletazos del campeonato el Liverpool tuvo que recomponerse en verano. La venta del delantero uruguayo cerró una época en Anfield. El año pasado los reds sorprendieron con un fútbol de ataque, alegre y vistoso que les llevó a liderar la Premier League durante muchas jornadas. Un éxito y una manera de jugar y ganar que no sería posible sin el delantero que hoy hace las delicias de la afición del Camp Nou. Pero el club no pudo retenerlo y se marchó dejando llenas las arcas. Un dinero sirvió para renovar la plantilla y llenar el vestuario de caras nuevas. Sobre el papel y cuando el verano tocaba a su fin, los aficionados pensaron de la misma manera, el Liverpool se había reforzado bien. Brendan Rodgers dirigió la operación de reestructuración de la plantilla se rodeó de gente joven para este nuevo e ilusionante Liverpool. Fichó calidad, una característica que abanderaba el fichaje estrella, el futbolista llamado a ser el bastión del juego del Liverpool, Adam Lallana (31 mill.). Otro compañero de los Saints, Dejan Lovren reforzó la zaga de Anfield. Para apuntalar la defensa también llegaron Alberto Moreno (18 mill.) y Manquillo. Para el centro del campo, otra perla, Emre Can (12 mill.), al igual que el extremo derecho del Benfica Lazar Markovic (25 mill.). Rickie Lambert y Balotelli fueron los escogidos para acompañar a Sturridge en el ataque red.

Teóricamente, grandes fichajes para darle una vuelta al equipo e iniciar una nueva etapa. Pero sobre el césped no ha sido lo mismo. Los fichajes no han acabado de adaptarse, ni al entrenador, ni al club ni a su estilo de juego. Las lesiones también son otro punto en contra del buen funcionamiento del equipo. Brendan Rodgers no ha tenido nunca a la totalidad de sus futbolistas disponibles. Sobre todo, la de Sturridge, que ha encadenado varias lesiones musculares esta temporada impendiéndole así coger la forma física con la que deslumbró el año pasado. La marcha de Gerrard también ha afectado. El capitán y jefe del vestuario no ha esperado para anunciar su despedida del club y lo hizo a mitad de temporada. Durante unas semanas, el fútbol y los resultados del equipo parecían en un segundo plano. A pesar de todo, la leyenda del Liverpool ha seguido cumpliendo y siendo imprescindible para un equipo que se plantea seriamente hablar con Los Ángeles Galaxy para que Gerrard siga un año más en Anfield.

El fracaso estrepitoso de los fichajes también ha afectado a los resultados del equipo. Balotelli ha sido una carga para el club más que una solución a la venta de Suárez. En la que parecía su última gran oportunidad, el italiano ha vuelto a decepcionar. 20 millones que tan solo han anotado 4 goles. Uno en Premier, otro en Champions, otro en la Europa League y uno más en la Capital One Cup. Otra vez sus acciones y sus salidas de tono fuera del césped han sido más vistosas que lo que le ha dado al equipo en el terreno de juego. Lallana tampoco ha cuajado. Todavía es joven y el cambio de Southampton a Liverpool le ha afectado. Ya no juega en un club de mitad tabla. El Liverpool se le ha hecho grande este primer año, pero hay que tener paciencia con él. Se esperaba más, pero no ha acabado de adaptarse, además, algunas lesiones musculares no le han permitido tener continuidad. De todos los fichajes que el club hizo en verano, tan solo Alberto Moreno y Emre Can se han hecho un hueco en el once titular.

Por todo ello, esta temporada que está a punto de acabar ha tenido más sombras que luces. La semifinal de la F.A. Cup en la que el Liverpool cayó ante el Aston Villa ha sido la gota que ha colmado la paciencia de los dirigentes. Hay que crear desde cero un nuevo proyecto, el Liverpool post-Gerrard. Se avecina tormenta en Anfield.

No está todo claro en el banquillo

Tras perder en Wembley el fin de semana pasado la única opción de salvar la temporada, los máximos mandatarios del Liverpool protegieron a su entrenador. Pero no está todo tan claro en Anfield. Por las gradas del mítico estadio de Liverpool ya no hay tantos favorables a Rodgers. Muchos le culpan de la mala marcha de un equipo que está a la espera de un milagro para poder entrar en Cahmpions. Hoy por hoy el Liverpool es quinto con 7 punto de desventaja con el cuarto, el City, y a falta de seis partidos por disputar. Pero no se puede despistar, porque puede incluso perder la plaza de Europa League ya que tiene por detrás a Tottenham y Southampton a tan solo uno y dos puntos. Parte de la culpa de esto la tiene el entrenador, y eso lo sabe Anfield, que esta temporada se ha manifestado en contra de alguna de las decisiones del preparador de Carnlough.

Hay voces que en Liverpool hablan de cambio. Empezando por el banquillo. Aunque le hayan reforzado, nunca se sabe que puede pasar, y hay grandes entrenadores disponibles que aceptarían este proyecto. Uno de ellos, y el que más ilusión le hace a la hinchada es un viejo muy conocido. Rafa Benítez. El madrileño es un héroe en Anfield. El último gran Liverpool fue dirigido por el todavía entrenador del Nápoles. Los italianos no le han ofrecido la renovación aún y Benítez es un enamorado de la Premier. Su familia vive en Liverpool y ha sido muy feliz en el club. Es una de las grandes alternativas a Rodgers. Los más nostálgicos de Anfield piden su fichaje. A pesar de ello, el madrileño tendrá otras ofertas como la del Manchester City o incluso la renovación con el Nápoles.

La otra gran opción de cambio es Jürgen Klopp. El alemán ha decidido que no seguirá en el Dortmund. No va a estar parado como Guardiola y espera nuevos retos. En Alemania no hay ningún equipo para él. El Bayern ya tiene entrenador y no va a cambiar. Inglaterra parece su destino. La Liga española queda casi descartada, los grandes seguirán con sus entrenadores y además el proceso de adaptación no sería el mismo. Klopp habla inglés y no español por lo que su adaptación a la cultura inglesa, mucho más parecida a la alemana que la española, no sería tan difícil. Viendo que la Premier será su destino, Liverpool y Manchester City son las grandes opciones después de rechazar ser el líder del nuevo proyecto del West Ham. El Liverpool le vendría como anillo al dedo, un equipo por reconstruir, como hizo con el Dortmund, y mucha materia prima por explotar.

Revolución total en el vestuario

El cambio en el banquillo no está nada claro. Lo que si que va a cambiar este verano en el club es el vestuario. Se avecina tormenta durante este mercado de verano ya que hasta 10 jugadores pueden dejar el club. La marcha clara es la de Gerrard. El estandarte del club deja Liverpool para ir a la MLS estadounidense. Es la despedida más dura para el vestuario. Otra marcha conocida es la de Glenn Johnson. El lateral acaba contrato y ya ha dicho que no seguirá, ya no está al nivel del Liverpool y había perdido el sitio. Después, por líneas. La continuidad de Mignolet en la portería no está nada clara. Luces y sombras para un portero que no ha sido el mejor sustituto de Reina. Sus actuaciones son muy discutidas por parte de la afición. El club busca un gran portero joven, en el que depositar toda su confianza. Pero también deberá buscar un suplente. Porque todo indica que el Liverpool le dará la carta de libertad a Brad Jones cuando acabe esta temporada.

En la defensa, además de Glenn Johnson, también acaba contrato Kolo Touré y el central no está dispuesto a renovar a la baja, que es lo que quiere el club. Manquillo, tras no encontrar su hueco en el once, puede que vuelva al Atlético de Madrid y Skrtel, uno de los pilares de Rodgers, tiene una gran oferta del Wolfsburgo. En el centro del campo se va Gerrard y arriba, ninguno de los tres delanteros que han acompañado a Sturridge en la delantera han acabado de ser importantes. Borini está muy lejos de sus expectativas y saldrá en verano, Lambert no ha cumplido con lo esperado, se le ha hecho grande, y se plantea seriamente su salida. Por último, Balotelli es una carga económica para un club que intentará venderlo a precio de saldo. Capítulo aparte es lo que pueda pasar con el futbolista más determinante del Liverpool, Raheem Sterling. Media Europa quiere ficharle y si no hay grandes retos, el jugador los buscará lejos de Anfield forzando un traspaso millonario.

Por otra parte, el club ya plantea el futuro. Y lo hace alrededor de tres de sus jugadores más importantes. Henderson, Sturridge y Coutinho. Los tres han renovado con el club. El último, Henderson, quien se perfila como sucesor de Gerrard. Ya ha llevado el brazalete durante muchos encuentros esta temporada y lo seguirá haciendo como siguiente capitán durante los próximos 5 años. Además de ellos, la juventud de Lallana, Can, Moreno, Flanagan o Markovic invita a pensar que si estos jóvenes dan un paso hacia delante y se convierten en jugadores importantes, el Liverpool tiene una buena base de futuro.

LA APUESTA del día

Sevilla y Real Madrid se medirán en la quinta jornada de la Liga Santander. El duelo se jugará a las 21:00 horas en el Sánchez Pizjuán.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter