Cuando Real Madrid y Granada se declararon la guerra

Hubo un tiempo en el que nadie quería jugar ante el Granada en su casa y aquellos que plantaban cara, como el Real Madrid, lo pasaban mal

Amancio abandona Los Cármenes gravemente lesionado / Getty Amancio abandona Los Cármenes gravemente lesionado / Getty

Terror. El terror es lo que sentían los futbolistas a comienzos de la década de 1970 cuando miraban el calendario y veían que su siguiente rival era el Granada, así se ganaron la fama de 'matagigantes' en aquella época. Aquel equipo, que pasó a la historia como el de Los Carniceros, no parecía el mejor para enemistarse dada la extrema dureza de su juego que le llevó a vivir una de las mejores épocas del conjunto nazarí en Primera División, pero el Real Madrid de Amancio y compañía decidió plantarles cara, aunque tuvieron que pagar las consecuencias de dicha osadía.

Los Carniceros del Granada

Los Carniceros del Granada

Durante la década de los '70, el Granada se ganó el mote de 'Matagigantes' por su buen hacer y su dureza ante los grandes equipos

Seguir leyendo

Candi, ex guardameta del equipo que llegó a la presidencia del club, quiso formar un buen equipo que destacara por su defensa, y para ello decidió fichar a los mejores que le permitía el presupuesto, sin importar su situación. El primero en quien se fijó fue en el medio defensivo paraguayo Pedro Fernández, quien llevaba dos temporadas en el Barcelona, donde su brutalidad espantó a la siempre futbolísticamente recatada afición culé. A este le acompañaría Aguirre Suárez, central argentino que pasó por la cárcel y que se encontraba suspendido de por vida en su país tras romperle la cara literalmente a Combin de un codazo durante una tangana que tuvo lugar en el Estudiantes - AC Milan de la Copa Intercontinental de 1969. Un par de joyas rodeadas por futbolistas españoles que se fueron soltando en el equipo con la seguridad de tener bien guardadas las espaldas.

En 1972, durante un Real Madrid - Granada en el Santiago Bernabéu, Amancio y Fernández tuvieron el primer rifirrafe -algo normal cada fin de semana en la vida del paraguayo-, ante lo que no respondió muy bien el español, que varios minutos más tarde aprovechó un balón dividido para entrar en plancha sobre el mediocentro defensivo, que tuvo que abandonar el terreno de juego al instante visiblemente lesionado. Aquel Granada no tenía enemigos, o mejor dicho, todos sus rivales eran igual de enemigos para su aguerrida defensa, pero aquella noche el Real Madrid -sobre todo Amancio- ocupaban un lugar privilegiado en la fijación de los nazaríes, que en aquella época tenían la etiqueta de ser los 'matagigantes' de la Liga, pero ante los blancos esta motivación de derrotar a los grandes crecía todavía más.

El Brujo era consciente que estaba sentenciado a pasarlo mal, muy mal, si pisaba el césped de Los Cármenes; Fernández clamaba venganza y Amancio la evitaba. Pasaron dos temporadas y el español no fue a ninguna de las dos visitas a Granada, hasta que en 1974 la mala campaña del Real Madrid en Liga obligaba a jugárselo todo a una carta en Copa del Generalísimo, donde el destino quiso que los cuartos de final depararan un Granada - Real Madrid al que Amancio no podía faltar de ninguna manera. Allí estaría El Brujo y allí estaría Pedro Fernández.

Dieciséis minutos tardaron en cruzarse sobre el césped ambos futbolistas. Amancio cogía el balón en su campo y comenzaba a sortear rivales granadinos a su paso hasta plantarse en las inmediaciones del área nazarí. Allí se topó con Fernández, que salió en su encuentro levantando la pierna y clavando los tacos de su zapatilla en el muslo del jugador madridista, frenándolo en seco y desplomándolo automáticamente sobre el suelo soltando gemidos de auténtico dolor. Le había partido en dos el cuádriceps, el músculo más duro del cuerpo.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=X0TvKOxhDCM]

"Gente como Fernández no debería entrar en el fútbol español. Yo quizás no vuelva a jugar, pero ya tengo 34 años. ¿Y si le hace esto a un chaval que está empezando?", dijo Amancio a la prensa durante su convalecencia. A Fernández le cayeron 15 partidos de sanción a pesar de que el colegiado no le mostrara ni la tarjeta amarilla, lo que supuso el fin de la tolerancia y vista gorda que muchos árbitros tenían hacia el Granada y se les comenzó a pitar con una mayor rigurosidad. Desde entonces, los nazarís comenzaron a perder prestigio hasta caer en las catacumbas del fútbol español, de donde resurgieron hace varias temporadas. Amancio fue operado y pudo disputar dos temporadas más, pero todavía sintiendo los tacos de Fernández en su muslo.

Eran otros tiempos y era otro fútbol, pero durante numerosos años el Real Madrid fue equipo non grato para el Granada y viceversa. Ahora, once jugadores de cada equipo saltarán al césped del Santiago Bernabéu sin apenas conocerse entre ellos, pero durante un tiempo estas dos camisetas protagonizaron algo que más que un partido de fútbol llegó a parecerse a una guerra. Una guerra entre el Real Madrid y el Granada.

LA APUESTA del día

Real Madrid y Real Valladolid se citarán en la segunda jornada de la Liga Santander. El duelo se jugará a las 19:00 horas en el Bernabéu.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter