Holanda: Las 5 razones de la debacle oranje

Analizamos las claves del bajón que está sufriendo la selección de Holanda en la fase de clasificación rumbo a la Eurocopa de Francia 2016

Hay selecciones que se ganaron la etiqueta de ‘clásicos’ en todo el mundo por su historia, por su capacidad para crear un estilo, por su competitividad en cada fase final o por haber aportado al fútbol una lista ilimitada de grandes futbolistas que representan una parte incalculable del valor que tiene el deporte rey hoy. Sí, no he citado títulos grandiosos. Porque hay países que han ofrecido al fútbol mucho más que palmarés y mucho más que aquellos que incluso levantaron trofeos en más de una ocasión. El ejemplo más drástico de cómo se puede re-inventar el fútbol (Naranja Mecánica y Fútbol Total), de cómo se puede tener a varios multicampeones de Balones de Oro (Cruyff o Van Basten) y de cómo se puede renovar conceptos en la pizarra como entrenadores (Rinus Michels, de nuevo Cruyff o Van Gaal), es Holanda, que pese a su absoluta grandeza dentro de una mirada global al fútbol, tan solo posee una Eurocopa (1988) y un buen puñado de finales perdidas que lo dejaron siempre en la orilla del éxito que, sin duda, mereció en más de una ocasión. Holanda es, pese a su dimensión minúscula en territorio, absolutamente gigante en términos de pelota y césped.

Por todo ello, y pese a ese mal endémico que se apodera de sus estrellas cuando llegan a las citas determinantes, la camiseta naranja más famosa de todos los tiempos, siempre tiene la obligación de seguir ese camino competitivo e insaciable. Hoy, ese engranaje casi siempre perfectamente mecanizado con éxito, ha visto torcer su funcionamiento con unas tuercas que impiden su fluidez y que han desencajado las previsiones más optimistas para manifestarse en forma caótica durante la actual fase de clasificación a la Eurocopa 2016. Holanda está atravesando el momento más difícil de su historia reciente (solo comparable a la crisis de 2002, cuando se quedó sin Mundial en Corea-Japón) y se acumulan las razones para explicar una crisis tan evidente como de difícil solución. Analizamos de manera drástica, profunda, realista y detallada, las cinco razones que han provocado que la Oranje pueda quedarse fuera de la próxima cita de selecciones europeas (algo que no le ocurre desde 1984, precisamente la última vez que esta se disputó, como lo hará ahora, en Francia).

Regeneración de nivel inferior

Desde una mirada generalizada, que busque profundamente los problemas sinceros de esta generación de futbolistas que hoy defiende a Holanda, es innegable empezar por la falta de nivel de la generación actual de la oranje. El país ha sido referente histórico (y lo es) en cuanto a la capacidad para sacar jóvenes promesas que se curtan en su campeonato y acaben dando el salto a campeonatos de mayor nivel para ganar títulos en los mejores equipos del planeta. Siempre existió una selección repleta de referentes de clubes punteros del continente y cas nunca del propio campeonato nacional. Hoy, habiendo aún muchos, no hay tantos como antes, lo que ya de por sí refleja una lectura negativa hacia el nivel real de la plantilla final que aparece en cada convocatoria. No surgió un recambio de Van Der Sar bajo palos, no hay centrales de nivel consistente y, sobre todo, no hay goleadores que puedan suplir las ausencia por lesión (actualmente Robben y sobre todo Van Persie están fuera por molestias) o, desde luego, el futuro cercano sin ellos. Todo, para ejemplificar una regeneración mucho más lenta y de peor nivel que las anteriores. Eso, iguala sus fuerzas a la de rivales crecientes como las delos rivales de su grupo, sobre todo Islandia o Turquía.

Eredivisie cada vez más alejada de la élite

Esa falta de proliferación de jóvenes promesas, no es tal si miramos el número, pues la maquinaria sigue funcionando y clubes como Feyenoord o Ajax, son auténticos motores del continente europeo a la hora de buscar talentos de futuro. Sin embargo, el proceso de crecimiento, sí se han frenado. Necesitan más minutos, más partidos, más experiencia y no siempre adquieren las cualidades que sus antecesores sí lograron explotar. Eso, no solo se refleja en la selección, sino en el propio campeonato, que ha cedido enormemente sus posibilidades competitivas con el paso del tiempo. No se puede esconder que no es este el principal problema (sino el económico), para explicar que la Eredivisie es incapaz de mantener siempre a sus estrellas y debe venderlas ante cifras maximizadas de torneos más poderosos. Pero sí muestra cómo el nivel medio del torneo es hasta peor que en épocas anteriores.

Mala generación del Ajax

No hay una teoría lógica, pero sí una evidencia en el tiempo que hace destacable un dato sobre el Ajax y su relación respecto al nivel de la selección holandesa. Cada vez que el equipo de Ámsterdam ha tenido problemas para ser el líder, dominador y campeón de la ya citada Eredivisie, bajaba francamente el nivel de la selección y aumentaban sus problemas en fases clasificatorias. Hoy, el Ajax dejó de ser competitivo en Europa como ocurre en los últimos años, pero sobre todo, ha perdido su capacidad de abanderar el fútbol nacional en beneficio del PSV Eindhoven, que sin grandes esfuerzos ni brillanteces, ha sido capaz de marcar un ritmo mucho más seguro de puntuación y va a ganar de manera sobrada y fácil esta edición 2015 del fútbol holandés por encima del Ajax o del Feyenoord. Y hoy, claro, hay más representantes del PSV que del Ajax en Holanda. Hiddink ha convocado únicamente a tres ajaccied (Cillessen, Veltman, Klaassen) de los que solo el portero debido a su gran temporada pasada llegando desde el filial (jugaba hace poco más de un año en el filial del Ajax), pudo aclimatarse a la élite. Una muestra clara del déficit del principal gestor de cantera y de cómo esto acaba mostrando un déficit en Holanda.

Estrellas por concretarse o veteranos lejos de su nivel top

En plena reestructuración por parte de la mayoría de selecciones del mundo y especialmente de las europeas, resulta trascendental para esta lectura sobre Holanda, admitir ciertos futbolistas como focos de un porcentaje del problema. Aunque puede parecer que nos retrotrajéramos a muchos años atrás, no es así. Hoy, en Holanda, pese a estar en un nivel muy por debajo del que un día les llevó a la élite, siguen jugando como piezas importantes por nombre y por necesidad, jugadores que parecieran del ‘pasado’ como Sneijder (alejadísimo de la versión que mostró en Real Madrid o Inter pese a tener solo 30 años), o Afellay, (del que ya no recordamos su top cuando era jugador del PSV y ahora asolado por lesiones). Son los dos únicos veteranos junto a un Huntelaar que nunca tuvo razones de peso como 9 de Holanda, junto a un Van Persie demolido últimamente por lesiones y sin gol, o junto a un Robben en estado de gracia y al que solo un golpe la pasada semana, sacó de los planes en esta ocasión. Solo él, no el resto, sí ha dado, dio y seguirá dando nivel y categoría a una selección extremadamente joven donde, pese todo, los más veteranos siguen siendo indispensables.

Etapa de trámite con un Guus Hiddink pasajero

En el nivel más competitivo y entre futbolistas teóricamente tan profesionales, no debería ser un punto a tener en cuenta como problemático o diferencial cuando surgen problemas, pero parece que la anomalía existente en el banquillo de Holanda sí es esta vez una mala idea. Hiddink llegó casi sin imaginarlo, como parte de una reorganización urgente tras la ausencia de un técnico de pes que pudiera renovar la generación holandesa tras la repentina salida de Van Gaal al Manchester United tras el último Mundial. Hoy, todos saben, desde hiddink hasta el último jugador o hincha oranje, que el míster no seguirá de ninguna manera a largo plazo y que, si es capaz de meter a Holanda en la fase final dela euro 2016, ese será su final definitivo. Una fecha que cuestiona o pone de manifiesto un momento delicado y que, quizás, influye en la capacidad de rendimiento de los jugadores ante lo intranquilo de una falta de organización ya cerrada.

LA APUESTA del día

Atlético de Madrid y Getafe se medirán en el derbi de la primera jornada. El duelo se jugará a las 22:00 horas, en el Wanda.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter