Manchester United – Liverpool: el origen de la rivalidad

Liverpool y Manchester United se enfrentan este fin de semana en la Premier League y aprovechamos para recordar el origen de su rivalidad

El fútbol está repleto de historias. Cada uno tiene la suya. Jugadores, entrenadores y presidentes. Pero también hay partidos que tienen su historia. Encuentros como el del domingo, con más de 150 años de historia tienen muchas cosas que contar. El Manchester UnitedLiverpool es el Clásico inglés con diferencia. Ningún partido consigue la atmósfera que se crea en Old Trafford o Anfield cada vez que estos dos transatlánticos del fútbol europeo se encuentran. Cada vez que se enfrentan, se habla de entrenadores y jugadores. De buenas o malas rachas. Hoy, hablamos de la bonita historia que tiene detrás este gran partido.

Del algodón al césped

La rivalidad de las ciudades de Manchester y Liverpool ha pasado por diferentes escenarios. El primero, la lucha por el comercio del algodón. Todo empezó en el siglo XVIII y al otro lado del charco. Parece increíble, pero un enfrentamiento entre el Norte y el Sur de los Estados Unidos desató las competencias entre estas dos ciudades inglesas. Inglaterra se entrometió en el comercio de algodón, frenado por la Guerra de Secesión americana. Ahí empezó la pugna. Liverpool y Manchester competían por la supremacía del comercio. Ambas ciudades habían hecho las suficientes infraestructuras para lograrlo. Liverpool construyó la primera dársena del país y Manchester tenía las fábricas de tejidos e hilaturas. Era el centro industrial del país. Por su parte, la ciudad del río Mersey se convirtió en uno de los principales puertos del mundo.

El primer “gol” lo metieron los de Liverpool. Gracias a la importancia de su puerto, por su dársena pasaban todas las mercancías que llegaban a las fábricas de Manchester. En el puerto se establecieron aranceles muy altos a la importación de materias primas destinadas a las fábricas de la ciudad vecina. El “partido” no acabó ahí. Los mancunianos remontaron con una obra maestra para acabar con la dependencia de la ciudad de Liverpool. El Manchester Ship Canal fue el “gol” que mató al puerto de Liverpool. Una obra para transportar las mercancías desde Salford sin pasar por Liverpool y evitar así los aranceles. Esta construcción fue el desencadenante de la gran rivalidad entre las dos ciudades. Esto se demuestra con las fechas ya que el canal se inauguró en 1894 y un año más tarde se enfrentaron por primera vez el Liverpool y el Newton Heath (el embrión del Manchester United). El partido fue en Anfield y ganaron los locales por 7 goles a 1. La rivalidad había cambiado de escenario. Del algodón se pasó al césped.

Una llamada clave

[video:https://www.youtube.com/watch?v=fTUWoSSKHE0]

Con el paso de los años y la profesionalización del fútbol la rivalidad en el césped fue en aumento. Las ciudades crecieron y con ellas sus clubes y respectivas aficiones. Unos hinchas que han convertido estos encuentros en toda la grandeza y el drama que puede haber en un partido de fútbol. El orgullo de dos ciudades vecinas con formas de vida diferentes enfrentadas por el amor a unos colores.

La gran rivalidad que hoy tienen los dos clubes tomó velocidad de crucero a partir de un hecho sorprendente. Una llamada telefónica. Corría el año 1959 y el entonces presidente del Liverpool Tom Williams marcó un número de teléfono. Al otro lado del cable descolgó el aparato un ex jugador del Preston North End que en esos momentos entrenaba al Huddersfield Town, Bill Shankly. El presidente del Liverpool fue claro, “¿le gustaría entrenar al mejor equipo del país?” Inmediatamente Shankly preguntó si se marchaba Busby del Manchester United, por aquel entonces, el segundo clasificado del año anterior en la primera división.

Por aquel entonces, el Liverpool vivía en las catacumbas de la segunda división inglesa. Con sus modales secos y contundentes, sus pocas palabras y su apuesta por los jóvenes talentos, revolucionó Anfield. Shankly les rescató de allí y sembró la semilla del mejor Liverpool de la historia. En su primer año llevó a los reds a la First Division y con su juego atractivo llevó al Liverpool a lo más alto de la clasificación en el segundo. Como contragolpe, el United de Busby logró la liga al año siguiente. A partir de ahí, la enemistad de Liverpool y Manchester creció hasta lo que hoy conocemos.

Los reyes de Inglaterra

A partir de la llegada del técnico escocés al banquillo de Anfield y la explosión futbolística del Liverpool del passing-game, la intensidad de los encuentros entre el Liverpool y el Manchester United creció. Los dos se han disputado desde la década de los 60 la corona de “Rey de Inglaterra”.

Durante los 60 hubo buena relación entre los clubes. Busby y Shankly se tenían un respeto enorme. Una relación que respaldaba durante las visitas que el entrenador del Liverpool hacía a casa de Busby para charlar y tomar té todas las semanas. A partir de los 70 la intensidad de los duelos creció. Durante los 70 y 80 el Liverpool dominó Inglaterra y Europa. 11 ligas y 4 Copas de Europa elevaron al Olimpo del fútbol a uno de los mejores equipos de la historia. Mientras, el United vagó por la First Division e incluso estuvo condenado un año a pelear en la segunda división. Durante aquellos años, para los aficionados del Manchester United, el Liverpool era la imagen de la arrogancia y la chulería.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=ikoLWI0cWZc]

Las tornas cambiaron con la llegada de sir Alex Ferguson al banquillo de Old Trafford. El entrenador escocés llevó al Manchester United a la gloria. 13 ligas, 10 Community Shield, 5 F.A. Cup, 4 Capital One Cup, 2 Champions, 1 Intercontinental y 1 Mundial de Clubes. Un palmarés digno de una leyenda como Ferguson. Con él en el banquillo, los red devils superaron el número de ligas conseguidas por el Liverpool, todo un orgullo para los mancunianos. Ahora son los de Liverpool quienes ven a los de Manchester como arrogantes. El glamour y la mayor repercusión mediática que ha tenido desde siempre el club de Old Trafford ha sido y es uno de los aspectos que más enfurece a la hinchada de Anfield que recuerda con orgullo sus 5 Copas de Europa.

Dos ciudades, dos equipos y una rivalidad que ha ido creciendo. Una “partido eterno” que primero se jugó en el algodón y luego en el césped. Un rivalidad que nunca termina y que encuentra en la cultura y el desarrollo de ambas ciudades otro escenario para seguir “marcándose” goles. Igual que en el fútbol, en el desarrollo de las urbes por ahora, dominan los de Manchester. Mientras que Liverpool se convirtió en el puerto más importante de Europa y en uno de los centros culturales para la juventud, ahora Manchester le ha superado. La ciudad del United se ha convertido en una metrópoli comercialmente activa en la que se ha invertido mucho dinero y se han construido obras como el Nymex (uno de los mayores complejos indoor de Europa) o el complejo de tiendas Arnalde and Trafford. Además, al poseer uno de los mayores campus universitarios del mundo, Manchester se ha convertido en un centro cultural.

El domingo se volverá a crear ese ambiente inigualable en las gradas de Old Trafford, a quien le toca vestirse de gala para recibir al gran rival. Un Manchester United que llega con una dinámica de victorias muy positivas intentará sumar tres puntos para seguir acercándose a los puestos de cabeza. Delante tendrá un equipo dolido por su eliminación en Champions ante el Basilea y por su situación en la liga. Pero el ambiente será el de las grandes ocasiones, ninguno delos dos querrá fallarle a su hinchada, quienes vivirán uno de los partidos más esperados del año.

LA APUESTA del día

Crystal Palace y Brighton se verán las caras mañana, a partir de las 20:45 horas, en el partido del lunes de la Premier League inglesa

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter