Las dos vías post-Rodgers

Los malos resultados del Liverpool han puesto en el disparadero a Brendan Rodgers. Analizamos la situación y sus posibles sustitutos

La alegría y las sonrisas se han alejado otra vez de la orilla del Merseyside. Poco le ha durado el buen tiempo al Liverpool. El año pasado parece que ahora está muy lejos. Las buenas sensaciones de la campaña pasada están demasiado alejadas. Poco se recuerdan. El gran Liverpool de Brendan Rodgers que la temporada pasada causó furor en Inglaterra se ah diluido, ha desaparecido, tan solo quedan las cenizas. Después de un verano difícil y agitado, las expectativas en este nuevo Liverpool “post-Suárez” estaban altas, pero el rendimiento no está al nivel de lo que los aficionados esperaban. Desde el resbalón de Gerrard que le costó la Premier League a los de Rodgers, todo parece diferente, como si hubieran pasado mil años. Pero solo han pasado seis meses y el gran Liverpool formado por el entrenador de Carnlough ha desaparecido. Sobre el tapete de Anfield juega cada sábado otro equipo carente del alma y espíritu ganador del Liverpool de la temporada pasada. Nadie sabe lo que le ocurre a este Liverpool que no carbura.

La venta de Luis Suárez cerró una época en Anfield, unos años que se terminaban con el subcampeonato de la campaña pasada. Una temporada en la que los reds sorprendieron con un fútbol de ataque, alegre y vistoso que les llevó a liderar la Premier League durante muchas jornadas. Los dos pinchazos finales, cuando acariciaban un nuevo título de liga tras muchos años de sequía, le dieron la corona al City. Los éxitos de la campaña pasada no serían los mismos sin el uruguayo, Luis Suárez, quien demostró lo que es capaz de hacer. Resurgió después de su sanción y se convirtió en el auténtico héroe de Anfield. Se marchó y dejó llenas las arcas del club. Un dinero que ha servido para renovar la plantilla y llenar el vestuario de caras nuevas.

Probablemente, el Liverpool ha sido el equipo que mejor ha fichado este verano. Brendan Rodgers ha dirigido la operación de reestructuración de la plantilla y ha querido rodearse de gente joven para este nuevo e ilusionante Liverpool. Lallana, Lovren, Markovic, Balotelli, Alberto Moreno, Origi (cedido en el Lille), Emre Can, Lambert y Manquillo. Una renovación total que por ahora no está dando frutos.

El inicio de temporada no ha sido el esperado. Las victorias no llegan y los problemas se acumulan. Algunos de estos problemas son herencia del año pasado. La portería no es un seguro y Mignolet sigue siendo uno de los centros de las críticas. Pero sobre todo, la debilidad defensiva sigue matando al Liverpool. El año pasado este error ya le costó puntos, pero la eficacia de Suárez y Sturridge evitaba males mayores. Rodgers sigue sin idear un sistema defensivo que dote al equipo de seguridad. A pesar de haber cambiado jugadores en la defensa, se siguen cometiendo errores de bulto, y la eficacia arriba no es lo mismo.

Las lesiones tampoco han ayudado. El técnico no ha podido tener en ningún partido a todos sus jugadores disponibles. Una lesión en especial se está notando mucho, la de Sturridge. Es el jugador diferencial en ataque, el que tiene la posibilidad de cambiar un partido con su velocidad y su gol. Esta ausencia le está causando factura al Liverpool. El poco rendimiento que están dando Balotelli y Lambert hace que el problema sea mucho más grande. El tipo de sistema también está volviendo loco al entrenador de los reds que no se decanta ni por el 1-4-3-3 ni por el 1-4-2-3-1 ni tampoco por jugar con dos delanteros con el 1-4-4-2. Ha utilizado las tres variantes, y ninguna le ha parecido la mejor así que ha ido combinando sistemas y jugadores durante la temporada. Además, el jugar competición europea se está notando en la carga de partidos ya que algunos jugadores, los más utilizados ya están sufriendo sobrecargas debido a jugar domingo-miércoles-domingo, un problema que Rodgers no tenía el añó pasado.

Este rompecabezas de problemas tiene al Liverpool hundido en la clasificación con tan solo 14 puntos en 12 partidos disputados. Y en Europa, más de lo mismo. Después del empate ante el Ludogorets en esta jornada de la fase de grupos, el pase a octavos se ha complicado y mucho. Estos resultados y la sensación que da el equipo sobre el terreno de juego han puesto a Rodgers en el centro de todas las miradas y críticas. Para muchos, el entrenador está en la cuerda floja, y estos son algunos de los candidatos a ocupar el prestigioso banquillo de Anfield.

Roberto Martínez

Embed from Getty Images

Conocido en Inglaterra como “Bob” Martínez su estilo no hay que describírselo a nadie, un nombre que siempre se asocia al buen fútbol. Ya demostró en Wigan, y el año pasado con el Everton lo que es capaz de hacer. A los latics les hizo tocar el cielo y ahora, el proyecto que tiene entre manos es muy bonito, a la vez que difícil. El año pasado tenía el complicado reto de hacer olvidar en Goodison Park el nombre de David Moyes, quien había ocupado el banquillo local durante 11 años. Lo consiguió haciendo una transición sin brusquedad, manteniendo muchos de los pilares del juego de Moyes. El resultado fue un meritorio quinto puesto por delante de Tottenham y Manchester United.

Su estilo de toque, poco británico puede encajar a la perfección en Anfield donde también hay buen paladar futbolístico dentro del “britanismo” propio de la entidad. Rodgers aboga por un estilo de juego donde el balón va principalmente por el suelo, por lo que la transición, en cuando a ideales de juego, no sería brusca. La gran temporada realizada con el Everton le valió para entrar en la lista de candidatos para suceder al Tata Martino en el F.C. Barcelona, pero “Bob” Martínez es feliz en Inglaterra, y seguro que sueña con entrenar a uno de los equipos “top”. No es descabellado pensar que el Liverpool apueste por él, es joven, tiene ganas de comerse el mundo y triunfar en Europa con uno de los grandes. Su juventud le hace perfecto para darle un proyecto a largo plazo y construir un nuevo Liverpool campeón. Para los aficionados no es un completo desconocido. Su nombre sonó con mucha fuerza para sustituir a Dalglish en el verano de 2012. Para muchos era el candidato ideal pero su compromiso con el proyecto iniciado en Wigan frenó el fichaje. Al final, el que ocupó el banquillo de Anfield fue Rodgers. Ahora, “Bob” Martínez es una de las grandes opciones para dirigir al Liverpool.

Jürgen Klopp

Embed from Getty Images

Sin dudas, es la opción que suena con más fuerza y la que más gusta a los aficionados reds. Mucho se está hablando de la llegada del entrenador alemán a la Premier League. Esta semana, dos periódicos ingleses, el Metro y el Daily Express hablaban de que Klopp sería el nuevo entrenador del Liverpool. Además los rumores se han acentuado con las palabras del preparador teutón en una entrevista donde aseguró que en caso de dejar el Dortmund, la Premier sería la única liga donde trabajaría. Parece que el actual técnico del Borussia Dortmund es el elegido, pero algunas corrientes de información hablan de que el Liverpool podría aguantar a Rodgers en el cargo, si los resultados no mejoran, y empezar el año que viene un proyecto poderoso con el alemán a la cabeza.

La situación que vive Klopp en el Borussia favorece los intereses del Liverpool. El equipo se encuentra en zona de descenso tras sumar tan solo 11 puntos en 12 partidos. Muy lejos de lo que están acostumbrados en los últimos años los alemanes. En la Champions todo ha ido bien, han sellado la clasificación a octavos, pero la Bundesliga pinta muy mal. El ténico ha visto la realidad de la competición nacional. El Bayern se ha apoderado del mercado y ha armado un equipo invencible. Además, lesiones de jugadores como Reus o Güngogan y la venta cada verano de la estrella del equipo han mermado el trabajo del entrenador. Los jugadores parecen haber perdido la motivación ya que el Borussia ha pasado de ser un proyecto ganador a un equipo con dirigentes incapaces de mantener a sus cracks. El tema de inversión también puede ser un aspecto a favor del Liverpool. Mientras que el Dortmund ha dejado marchar a Lewandowski al rival y tan solo ha invertido 54 millones, el club inglés, que también ha vendido a su mejor jugador, se ha gastado 151 millones en renovar la plantilla. Con dinero para gastar, Klopp podría hacer del club de Anfield un equipo ganador. Entrenador nuevo, proyecto nuevo.

EL DEBATE: ¿BRENDAN RODGERS PODRÁ RESCATAR AL LIVERPOOL O HACE FALTA UN CAMBIO?

LA APUESTA del día

Crystal Palace y Brighton se verán las caras mañana, a partir de las 20:45 horas, en el partido del lunes de la Premier League inglesa

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter