El fútbol de los pobres, pero no invisibles (I)

El fútbol español tiene una categoría, llamada Segunda B, que pocos amantes del fútbol conocen de verdad. Y tiene corazón e historias que contar

Nastic / http://www.gimnasticdetarragona.com/ Nastic / http://www.gimnasticdetarragona.com/

80 clubes, con más de 1.600 jugadores, 40 partidos cada fin de semana, con cerca de 100.000 espectadores por jornada, trabajos directos e indirectos para más de 10.000 personas en todo el país… ¿Sabe alguien de qué hablamos? Lamentablemente estamos seguros que no, pero si les decimos que esto es la Segunda B de nuestro fútbol, la categoría de bronce del país campeón de Europa y del Mundo, seguramente escucharemos un “ah, es verdad”, que deja un poso de amargura e impotencia en quienes tienen la gran suerte de vivirla diariamente.

Ese fútbol que se juega al lado de nuestra casa, en nuestro pueblo, que es en el que casi seguro tenemos algún amigo o conocido, ese olvidado y despreciado por muchos, que no por todos, tiene sentimientos, emoción, colores, sufrimiento, alegría, tensión. Cuesta dinero, sacrificios, tiene historias personales de dedicación y esfuerzo que las firmarían los grandes… Pero sólo es la Segunda B, el fútbol de los pobres, de los invisibles. El fútbol que no sabe si es profesional o amateur, que no tiene derecho más que a cumplir y no puede ni participar en confeccionar un mísero calendario, tener un día fijo para jugar sin coincidir con Primera, que no tienen derechos televisivos, que en definitiva, es profesional en gastos y aficionado en ingresos.

Un fútbol que vive del entusiasmo de unos pocos, de gente que tiene un sueño, y el gusto de gastarse su dinero en él, que tiene seguidores que lo son de corazón, de forma inquebrantable, que hacen kilómetros para seguir a los suyos, donde sea, a la hora que sea, y con el tiempo que sea. Ese fútbol anónimo que tiene duro hasta salir en las rondas de resultados de las cadenas de radio, y que tiene como imposible ver una puñetera imagen de un gol en una televisión nacional... salvo que sea por un escándalo.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=mW60LzwNdMM]

En las próximas semanas, y antes de que empiece el Mundial, el fútbol de Segunda B será protagonista. Será el único, en definitiva. Veremos cómo hay miles de personas que van de ciudad en ciudad, cómo los campos se llenan con afluencias de Primera División. Pero sólo hasta que haya algo, lo que sea, que resulte más importante: si Messi cambia de botas o Cristiano de peluquero. Esa es la triste realidad de un fútbol que en la última jornada de liga regular veía a más de 10.000 personas en Tarragona apoyando al Nástic, 7.000 en Leganés, 14 autobuses de cadistas a Cáceres o 12 de aficionados del Lleida a Badalona. No busquen la información en los grandes medios, no la van a encontrar. No importa. No importan. Son, más que pobres, invisibles.

Pero este fútbol tiene historias, personas, nombre y cara. Tiene alma y tiene corazón. Sólo necesita que alguien sea capaz de contarlo. Que alguien transmita lo complicado que es pagar un arbitraje de 1.397 euros, porque en la taquilla de ese partido apenas si sacas 500. Lo duro que es afrontar gastos federativos de más de 50.000 euros cuando con tus abonos apenas si sacas esa cantidad. Las peripecias que se deben vivir buscando hoteles que tengan una media pensión digna, pero que den de comer y descanso a deportistas profesionales con un mínimo de calidad. Los miles de kilómetros de autobús que se deben hacer, con el tiempo justo para estirar las piernas, tener claro dónde estás, y ponerte a jugar como si estuvieras fresco.

Historias de modestos con corazón de grande, historias de grandes en el mundo de los modestos. Desde el próximo fin de semana, 16 clubes de todo el país se juegan salir de ese fútbol para pasar al “profesional”, ese que equipara los gastos con los ingresos, y no como este, donde tus gastos si son profesionales, pero tus ingresos totalmente amateurs. Y que tambi´en protagonizan gestas, como la vivida este año por el Olimpic de Xàtiva que empató a cero nada menos que frente al Real Madrid. Esa historia de David contra Goliat incluso inspiró campañas publicitarias de éxito.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=xyoi4NnZdc0]

El fútbol que no tiene lujos, que tiene asientos de escai en los autobuses, salidas de agua para 5 personas en las duchas y no todo el rato caliente, donde una “picada” semanal con papas, ganchitos y unas cervezas hace piña lejos de los lujosos asadores. Un fútbol donde 150 euros de prima se convierten en lo que te permite comer mejor o peor ese mes. Donde juntarte con 4 en un coche e ir embutidos a entrenar te hace ahorrar un dinero al mes en gasolina. Un fútbol donde rifar un jamón antes de partido hace que tengas que poner menos de tu bolsillo para pagar el arbitraje ese día.

Las historias con personajes de un fútbol que, cuando lo conoces, te puede llegar enamorar tanto que su pasión supera con mucho la que sientes por el “grande”, el de los estadios de 60.000 personas, el que sale en la tele. Este debes ir al campo, vivirlo, sentirlo, y quedarte atrapado por él hasta el punto de pensar en repetir. 80 clubes en toda España. 1.600 jugadores, millones de ilusiones… que no cuenta nadie.

En los relatos de protagonistas de primer nivel dentro de la Segunda B, vamos a tratar de acercar esta categoría a todos aquellos que aman el fútbol pero desconocen el de bronce. Historias en primera persona de un deporte que es el mismo al que juegan las grandes estrellas, pero que se vive por dentro y para dentro. Leed y compartid, porque este fútbol es maravilloso, y se juega con una pelota, redonda, como el de la tele…

LA APUESTA del día

Suecia y España se medirán en la octava jornada de la fase de clasificación. El duelo se jugará a las 20:45 horas en el Friends Arena.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter