Liverpool – Chelsea: el partido por la Premier

El Liverpool tiene la oportunidad de proclamarse campeón de la liga inglesa por primera vez en 24 años. Enfrente tendrá al Chelsea.

Skrtel y David Luiz en el Liverpool - Chelsea Skrtel y David Luiz en el Liverpool - Chelsea

Llegados a este punto de la temporada, un error, puede suponer perderlo todo. Dejar al lado un sueño y acabar la temporada sin nada entre las manos, eso lo puede llevar tan solo un error. Un mal despeje, un mal disparo, una entrada mal medida, ahora, cualquier cosa vale mucho. Los objetivos se ganan en los tres partidos que quedan. Con 35 jornadas ya jugadas, la Premier League está como nunca, la emoción llegará hasta el último día. El año pasado no pasó lo mismo. El Manchester United se llevó el título con una buena ventaja pero esta temporada, Chelsea, Manchester City y Liverpool pelearán hasta el 11 de mayo por alzarse con el cetro liguero. Liverpool 80 puntos, Chelsea 75 y City, con un partido menos, 74. Así está la clasificación. El Liverpool, tras encarrilar 11 victorias seguidas, ha conseguido remontar los puntos que se perdieron durante las ultimas semanas de diciembre y las primeras del 2014. Una racha de encuentros espectacular que les ha llevado a ser los grandes favoritos para volver a ganar una liga, cosa que no ocurre desde hace 24 años.

24 años sin una liga

Sakho, Kelly, Flanagan, Henderson, Allen, Coutinho, Luis Alberto, Moses, Sterling y Sturridge no habían nacido aún cuando el Liverpool ganó su última liga. Gran parte de la plantilla red actual no ha conocido al Liverpool como campeón de liga. Steven Gerrard, el gran capitán, tan solo tenía 9 años y había acabado de perder a su primo de 10 años en la tragedia de Hillsborough. El Liverpool afrontaba el verano de 1989 con la mente puesta en lo ocurrido unos pocos meses atrás en el estadio del Sheffield Wednesday. El 15 de abril, en la semifinal de la F.A. Cup contra el Nottingham Forest, 96 aficionados del Liverpool perdían la vida asfixiados contras las vallas del campo de Sheffield. Una tragedia total, un día aciago para el fútbol. Cuatro años antes, hinchas del Liverpool también se habían visto envueltos en la tragedia de Heysel y la UEFA sancionó a los equipos ingleses con seis años sin participar en competiciones europeas. Lo que ocurrió el 15 de abril sirvió para que el gobierno de Tatcher se pusiera manos a la obra para erradicar el hooliganismo.

Pero la vida seguía para el Liverpool y en el verano de 1989, el Arsenal llegaba como campeón de liga para enfrentarse en la Charity Shield al Liverpool de Kenny Dalglish. El 12 de agosto, los de Liverpool se impusieron a los londinenses en Wembley gracias a un gol de Peter Beardsley. El Liverpool perdió a John Aldridge que puso rumbo a la Real Sociedad y a Jim Blegin. Con el dinero recibido por el delantero irlandés, Dalglish reforzó su defensa con la llegada del sueco Glenn Hysen y Harkness, del Carlisle United.

La temporada empezó con muy buen pie para los de Anfield. Hasta finales de octubre, el Liverpool había 5 partidos y empatado 3. Entre las victorias, un histórico 9-0 al Crystal Palace y la victoria en Goodison Park en el derbi del Merseyside ante el Everton por 3-1. Las tres derrotas de noviembre alejaron del liderato a los de Dalglish pero a partir de diciembre el equipo se hizo fuerte y no perdió hasta marzo cuando visitó White Hart Lane y el Tottenham acabó con la racha. A pesar de ello el Liverpool no perdió el liderato y desde ese momento encarriló 7 victorias y dos empates, alzando así le título de liga el día 5 de mayo de 1990 después de haber pasado por encima del Coventry City por 1-6 en Highfield Road.

El capitán Alan Hansen alzó al cielo una copa dedicada a los 96 hinchas del Liverpool que tan solo un año antes se habían dejado la vida cuando iban a animar a su equipo. El mítico portero red Bruce Grobbelaar fue clave siendo el portero menos goleado de la categoría. Al mismo tiempo, John Barnes se convirtió en el máximo anotador de la categoría con 22 goles en liga y 28 en el total de la temporada. Ian Rush fue nombrado mejor jugador y junto a él, nombres que hoy son historia del fútbol británico, llevaron al Liverpool a conquistar su último título de liga. Gary Gillespie, John Barnes, Ronnie Whelan, Ian Rush y Peter Beardsley, nombres que han quedado para la historia por ser los últimos campeones de liga con el Liverpool.

Dinámica de campeón

24 años después, el Liverpool está líder de la clasificación y con muchas papeletas para llevarse el campeonato. Los chicos de Brendan Rodgers llevan 11 partidos consecutivos ganando. Arsenal, Fulham, Swansea, Southampton, Manchester United, Cardiff, Sunderland y Tottenham han sido los últimos 11 equipos que han sufrido las ganas de victoria del Liverpool. Pero eso no es todo, la última derrota del cuadro red hay que ir a buscarla al año pasado, al día 29 de diciembre cuando cayeron en Stamford Bridge, por lo tanto, el Liverpool lleva una vuelta entera sin perder. Durante el año 2014 se han mostrado intratables, tan solo el West Brom y el Aston Villa han sido capaces de arrancarles un empate. También es cierto que lo han apostado todo a la liga. En el Capital fueron eliminados pronto por el Manchester United y el Arsenal hizo lo mismo en la Quinta Ronda de la F.A. Cup.

Una dinámica que les ha llevado hasta donde están hoy porque la temporada no parecía llevar ese rumbo, sobre todo, en el mes de diciembre. A finales de año, después de un buen inicio eclipsado por el espectacular juego que planteó el Arsenal a principios de temporada, el Liverpool llegaba a los partidos del Boxing Day con opciones de asaltar las primeras plazas. Pero falló en el Etihad y el día 29, en Londres, los goles de Hazard y Eto´o remontaron el tanto inicial de Skrtel. Así, con estos resultados, los de Rodgers caían a la quinta plaza, a seis puntos del líder, el Arsenal. Desde ese momento, jugadores, entrenador y afición han ido de la mano para firmar una remontada espectacular, tanto en números como en futbol, como en sensaciones. Porque el Liverpool va directo a por la liga.

Los reds son un equipo compacto, que lucha y corre con unión, con un objetivo fijo y una idea de juego estipulada. Cada futbolista sabe lo que debe hacer en cada momento. Brendan Rodgers ha sabido convertir a un grupo de jugadores de clase media-alta en un equipo ganador que demuestra cada fin de semana que quiere ganar la liga. A pesar de ello, el Liverpool tienen un aspecto clave a corregir que es la fragilidad defensiva. Las diferentes lesiones no han dejado a Rodgers formar una defensa de cuatro continua y cada partido hay un cambio en la línea de atrás. Esto afecta al equipo que encaja demasiados goles y con mucha facilidad. Los reds han visto en muchos partidos de este año como se les ha complicado el encuentro cuando ya lo tenían ganado por el simple hecho de no ser fuertes en defensa. El ejemplo está en el partido del pasado sábado. El Liverpool se puso con facilidad arriba en el marcador con los goles de Sterling y Suárez pero al no cerrar el partido, el Norwich, muy necesitado, se metió de lleno en la pelea con un gol, y, a pesar de que el Liverpool volvió a marcar, otra vez, el Norwich recortó distancias y al final el equipo acabó pasando mal los últimos diez minutos.

Pero la pegada de este equipo digiere todos los errores. Luis Suárez, Sterling, Sturridge, Coutinho, Gerrard. Entre los dos delanteros, Suárez y Sturridge llevan 50 goles, son los dos máximos anotadores del campeonato. El uruguayo, que tiene todas las papeletas para llevarse el MVP de la temporada, se perdió los primero partidos por sanción y ha conseguido marcar 30 goles en 30 partidos, una cifra descomunal que le ha hecho colocarse como líder en la clasificación para la Bota de Oro europea. Además, es el líder de asistencias con 12 pases de gol. Por fin Luis Suárez ha dejado atrás su mal carácter y sus salidas de tono y ha cuajado una temporada sensacional, con regularidad y a un nivel más que alto. Hoy por hoy es el mejor delantero del planeta y uno de los jugadores más desequilibrantes. Sin él, el Liverpool no estaría entre los cuatro primeros. El inglés, por su parte, está teniendo una campaña increíble, por fin ha encontrado su sitio. De jugar más pegado a la banda con el Chelsea, Rodgers lo ha centrado más y le ha puesto de 9, a pesar de no ser un delantero nato. Tiene instinto y sus excepcionales condiciones físicas le hacen ser un delantero peligrosísimo, tanto dentro como fuera del área. Cuando no estuvo el uruguayo, el inglés tiró del carro del Liverpool marcando jornada tras jornada y dando puntos que ahora pueden valer una liga.

De la manera que está jugando el Liverpool se hace difícil no considerarle máximo favorito al título pero esto es la Premier y puede pasar de todo. El partido de hoy contra el Chelsea es clave para las aspiraciones liguera. Los de Mourinho se juegan su último cartucho y si ganan los de Anfield pueden tener media liga en el bolsillo ya que haciendo siete de los nueve puntos que quedan serán campeones. El paso importante es el que se tiene que dar en Liverpool ya que luego vienen dos partidos más asequibles como son la visita a Londres para enfrentarse al Crystal Palace que ya no se juega absolutamente nada y el partido que cierra la temporada ante el Newcasltle en casa, un equipo el de Pardew que tampoco se juega nada.

El Chelsea pensando en la Champions

Delante del Liverpool, el Chelsea, el equipo más competitivo de la Premier League. A pesar de no desplegar un juego que enamora, de ser criticados una y otra vez por ser rácanos, el equipo de Mourinho se ha convertido en un equipo que pelea cada balón como si fuera el último. Es complicado marcarles un gol, son duros y el centro del campo ha mejorado mucho con el fichaje de Matic. Los londinenses también han hecho una gran remontada esta temporada para llegar al lugar que ocupan hoy. Tras un inicio titubeante, el equipo de Londres se ha hecho fuerte y ha crecido como conjunto, se ha convertido en una plantilla muy fiable que afronta cada partido con todas las opciones de ganarlo. Durante el mes de marzo se puso líder de la clasificación aprovechando los partidos que le quedaban por jugar al Manchester City y fue considerado como uno de los principales candidatos para hacerse con el título. Pero el equipo ha decaído, quizás por el esfuerzo que significa llegar a unas semifinales de la Champions y por las lesiones que han mermado al equipo. La más importante, la de Eden Hazard que ya se perdió la ida contra el Atlético de Madrid y Mourinho ha asegurado que no va a jugar contra el Liverpool. Es probable, que quiera que se recupere al 100% para poder sumar en el duro partido de vuelta de las semifinales en Stamford Bridge.

Además de las lesiones, la temporada, que se está haciendo muy larga, ha sacado a relucir muchos errores en la confección de la plantilla, sobre todo en la parte de ataque. Muchos jugadores para la zona de tres cuartos (uno de ellos ya no está, Mata), es decir, mucho mediapunta y tres delanteros, ninguno de los cuales le acaba gustando a Mourinho. Torres, Ba y Eto´o, ninguno de los tres sería titular con el entrenador portugués en condiciones normales, es decir, si hubiera podido fichar a uno de los delanteros que él pidió. Rooney, Gómez o Lewandowski, esas eran las opciones que tenía Mourinho para su delantero titular, y se tuvo que conformar con un Eto´o que a pesar de estar rindiendo bien, ha tenido mejores momentos. Al camerunés ya le va afectando su larga carrera y todos los partidos jugados y eso se traduce en incesantes molestias y lesiones musculares, la última, le impidió estar en el Calderón el pasado martes. Demba Ba también es un futbolista cogido con pinzas por las lesiones de rodilla, a pesar de que en los últimos días se ha hablado mucho de él por su gol frente al PSG en cuartos, el ex del Newcaslte no da mucha confianza a Mourinho que no lo tendría en la plantilla si llegara otro delantero. Y Torres, algo parecido. Al entrenador portugués le gusta su primera presión, sus movimientos al espacio, que son muy buenos, pero Torres ya no es el del Liverpool, parece que se haya quedado sin gol. Esto es el gran problema del Chelsea, que no tiene un delantero top para fortalecer una gran plantilla, y eso le va a pasar factura en Anfield.

LA APUESTA del día

Levante y Villarreal se medirán en la segunda jornada de la Liga Santander. El duelo se jugará a las 22:00 horas en el Ciudad de Valencia.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter