Milan: La hora de los cambios

Los malos resultados obligan a tomar decisiones

El Milan se encuentra atravesando una profunda crisis y una vez superado el partido contra el FC Barcelona ha llegado el momento de tomar decisiones. Analizamos el proceso de renovación con Adrià Soldevila, nuestro corresponsal en Milán.

Una vez pasado el partido de Liga de Campeones ante el FC Barcelona, es el momento de las reuniones definitivas y las decisiones traumáticas, o no, en el seno del Milan.

Tal y como dijeron Allegri, Galliani y Barbara Berlusconi, antes del encuentro ante el Barça no se tenía que tomar ninguna decisión, aparte de la concentración obligatoria para unir el vestuario y no caer estrepitosamente en el Camp Nou, tal y como hacía predecir el partido del sábado ante la Fiorentina. Ese día San Siro, en apoyo a la Curva Sud, protestó y pidió que rodaran cabezas, algo que debería haber pasado este verano y que fue opacado por la clasificación milagrosa para la Champions League, en los últimos minutos de la temporada pasada en Siena. Ahí debió empezar la revolución y no lo hizo.

Los últimos años en el Milan han sido un caos. Desde la marcha de Thiago Silva e Ibrahimovic y los fichajes desastrosos de jugadores que todavía tienen que dar muestras de rendimiento deportivo, el conjunto de Allegri no ha sabido reponerse. Silva era el líder en defensa e Ibra, el líder en ataque. Ahora no hay líder, ni en defensa, ni en ataque. Balotelli podría serlo, pero su cabeza le impide razonar de forma serena, con lo cual su liderazgo carece de validez.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=VUeRcwd0jdw]

Los cuatro nombres de la defensa podrían ser los titulares del Cagliari, sin faltar al respeto de esa histórica institución, pero no del segundo máximo campeón europeo. Al centro del campo le falta un Seedorf, un Gullit, un Rijkaard, alguien que mueva al equipo a izquierda y derecha, que marque diferencias en construcción y en destrucción y que acompañe al mejor Montolivo. Y en ataque, Kaká necesita estar al 100% y debe tener a alguien con quién confiar y a quién le pueda servir balones para ganar partidos y campeonatos. Véase un Pippo.

El Milan no juega a nada, parece como si no tuviera una filosofía de juego definida. A ratos presiona, a ratos deja de presionar, domina el balón durante un tiempo, luego lo deja, se lo regala al contrario y espera los contraataques para salir con un balonazo en largo; Kaká y Birsa se abren en banda 10 minutos, se concentran en el medio otros 10 minutos. No hay criterio.

Pero la culpa de todo esto, como muchos apuntan, no es de Allegri. Es una opinión puramente personal, pero viendo lo que ha conseguido este entrenador en los últimos años, con cuatro cañas propiamente dichas, es digno de admiración. Era necesaria la marcha de los grandes campeones (Nesta, Gattuso, Seedorf, Inzaghi…), pero también lo era la contratación de futbolistas con un carácter similar y una forma de vida ligada al club. No vale sustituir a Nesta con Zapata, sustituir a Gattuso con Poli, a Seedorf con Muntari y a Inzaghi con Matri. No hay color. Y no hablo de calidad, que también podría ser comparada, sino con liderazgo e implicación en las decisiones de vestuario.

Al Milan le falta proyecto. Primero definirlo y luego ejecutarlo. Y creo que con el mismo entrenador sería válido. Eso sí, Berlusconi tiene que decidir: Galliani o Bárbara. Los dos no son compatibles. Y, además, tiene que contratar a un director deportivo y a un equipo de ‘scouts’ que dominen el fútbol de todo el mundo. Pero tiene que ser ya, ahora mismo, durante este mes tiene que estar todo planificado. El mercado de invierno será clave en el devenir del Milan. Actuación inmediata.

EL DEBATE: ¿QUÉ CAMBIOS DEBERÍA HACER EL MILAN?

LA APUESTA del día

Suecia y España se medirán en la octava jornada de la fase de clasificación. El duelo se jugará a las 20:45 horas en el Friends Arena.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter