Real Madrid, el día que el Bernabeu aplaudió al Ajax

El Ajax de Van Gaal y su estilo

Davids, Kluiverts y Seedorf en el Ajax Davids, Kluiverts y Seedorf en el Ajax

Ajax de Ámsterdam y Real Madrid se enfrentan hoy en la última jornada de la primera fase de la Liga de Campeones, los holandeses llegan tras haber sumado una importante victoria ante el PSV en la Eredivise, aunque conocen la dificultad de jugar en el estadio Santiago Bernabeu. En 1995-96 sumaron su última victoria, conseguida desde un fútbol elaborado y espectacular; aquel Ajax de Van Gaal fue uno de los equipos que mejor jugó en la década de los noventa. Un encuentro frente al AC Milán en la fase de grupos de la Champions 1994-95 supuso la irrupción definitiva de los Ajacied como referente.

La aparición de un protagonista con una nueva propuesta, siempre representa una evolución en cualquier deporte. Los ciclos largos con un mismo ganador tienden a desgastar a los seguidores, y es por ello que en la historia han existido tantos casos de campeones individuales o equipos legendarios que generaron una gran expectativa por su forma de competir, mucho antes de llenar sus vitrinas de trofeos. La simpatía de los aficionados estaba de su lado con antelación.

Trieste...

2 de Junio de 1940. Mario Vicini se adjudica la 15ª etapa del Giro de Italia con final en Trieste, cuatro días antes Fausto Coppi se había vestido de rosa ascendiendo el Abetone; es su aparición en el panorama internacional. Con un ciclismo espectacular, se coronará rey una semana más tarde en Milán. La Italia de aquellos años se dividió entre Bartali y Fausto, pero enloquecía con el atrevido estilo del Campionissimo. Pasan 54 años para que de nuevo en Trieste, otro deporte, el fútbol, conozca a su nuevo soberano. El Ajax de Ámsterdam, con una idea descarada, desafía a la anquilosada jerarquía de la Champions liderada por el AC Milán. Como Coppi, saldrán de Trieste mucho más cerca del triunfo final.

Un botellazo sobre el meta austríaco Otto Konrad, había obligado al Milán a alejarse 300 kilómetros de su ciudad. La sanción de la UEFA era inapelable, y el comportamiento de los violentos había manchado el presente del club. El Estadio Nereo Rocco de Trieste esperaba a los hombres de Capello en el primero de sus dos encuentros de sanción; no existía un lugar con un nombre más apropiado para sobrellevar con optimismo el peso del destierro. El Milán ganó con más dificultades de las previstas al AEK de Atenas, pero pronto, los Rossoneri serían derrotados en la Champions por un club que representaba el lado opuesto de sus credenciales futbolísticas.

Es difícil saber con certeza qué instrucciones aconsejó Fabio Capello aquel 23 de Noviembre de 1994 a sus jugadores, presumiblemente sus exigencias no quedarían tan lejanas a una de las frases legendarias de Rocco "Dale a todo lo que se mueva sobre el césped, y si es el balón, paciencia", pero lo cierto es que el Ajax de Van Gaal tocaba la pelota con una velocidad tan asombrosa y sus jugadores basculaban de unas posiciones a otras con tanta ligereza, que hasta resultaba difícil pararles a base de patadas.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=CIloKQoXSyg]

En el minuto 2 de juego, los holandeses firmaron uno de los goles más espectaculares de la época; fue una recapitulación perfecta de su estilo de juego, puesta en escena ante el campeón y con una ejecución casi perfecta. Van der Sar sacó en corto, y el Ajax jugó desde atrás esperando el momento justo para hacer uso del pase largo sin caer en la vulgaridad. En menos de tres segundos la pelota estaba en el área del Milán, y Litmanen con la defensa local todavía colocándose, no iba a fallar ante Sebastiano Rossi... aquel Ajax no tenía ganas de esperar. El resultado final de 0-2 no dejaba lugar a dudas de quén era mejor equipo; Trieste despedía al futuro campeón de Europa como lo hizo en 1940 con Fausto Coppi, el ganador más precoz del Giro de Italia.

Juventud y talento

Y es que si de algo podía presumir el Ajax era de juventud. Si exceptuamos a Blind y Rijkaard, el equipo era un diamante preparado para ser pulido, o más bien, un diamante dispuesto para que el club hiciera caja con él, y de paso comenzara a nutrir las plantillas de los mejores clubes del continente. La frescura de Seedorf y Davids fue una de las claves del conjunto holandés, también el instinto juvenil de Patrick Kluivert, capaz de dar al club de su ciudad la cuarta Copa de Europa de su historia con solo 18 años. Si Trieste fue la lanzadera de salida, un año más tarde Madrid se convirtió en el escaparate donde el Ajax de Van Gaal definitivamente causó admiración.

En 1967, los jugadores del Ajax aterrizaron en Madrid para disputar el partido de vuelta de la primera ronda de la Copa de Europa. Cuando llegaron, los Bennie Muller, Cruyff o Hulshoff, no dudaron en dejarse fotografiar con una montera de torero en la cabeza. En aquella ocasión, un golazo del madridista Veloso les eliminó, pero 29 años más tarde "confirmarían su alternativa" (realizando un símil taurino) en el Bernabeu, despejando cualquier duda sobre su liderato en el escalafón.

El Real Madrid 1995-96 era un equipo que trataba de jugar bien. Siguiendo el decálogo de Jorge Valdano, los blancos habían tenido suerte en la temporada anterior con todo merecimiento. Ganaron la liga gracias a Zamorano y Amavisca, también a Michael Laudrup, que vivía una segunda juventud en el club de Concha Espina. El danés llevaba la manija del equipo con solvencia, jugaba como le gustaba, con espacios y muy bien acompañado. Con un delantero como Zamorano y el jovencísimo Raúl, sus acciones lucían más; era el asistente perfecto y pudo vengarse de Johan Cruyff en la inolvidable noche para el madridismo del 5-0 al Barcelona, en Enero de 1995. Laudrup además marcó algunos goles de antología, sirva como ejemplo el que llevó su firma ante el Sporting de Gijón, rubricando una jugada que demostraba la calidad individual de la que gozaba.

Pero el Madrid 1995-96 no funcionaba como se esperaba. Salió del equipo Butragueño pero volvía Míchel, lesionado de gravedad en Anoeta meses atrás. La obsesión de Jorge Valdano por la cantera vendó los ojos al argentino, que confió en ella de forma obstinada. Ya en la primera jornada de la Champions ante el Ajax en el Olímpico de Ámsterdam, pudo comprobarse que el joven Sandro, a quien Valdano dio la manija del equipo, tenía todavía mucho que aprender jugando frente a la nueva hornada de estrellas del Ajax. Aquel día decidió un tanto de Overmars, el extremo que se convertiría años más tarde en el sustituto de Luís Figo a pies de la Diagonal.

Tres defensas y extremos

Pero en Madrid la exhibición del Ajax fue todavía más grande. Los holandeses ya eran respetados, y llegaban a Madrid con la vitola de equipo grande. Tras ganar la final el año anterior y machacar al Bayern de Trapattoni en las semifinales 5-2 (única vez que al técnico italiano le metieron tantos goles en competición internacional hasta el 1-6 de Alemania a Irlanda este año), los Ajacied necesitaban más victorias para saciar su hambre de fútbol.

A Kluivert le anularon un gol, aunque la incidencia no afectó demasiado al espigado delantero, que siguió llevándose todos los balones altos y jugando de espaldas como haría después en el resto de su carrera; pocos futbolistas lo han hecho tan bien. Litmanen estaba en estado dulce y terminaría inaugurando el marcador a 25 minutos del final. Con Overmars y Finidi, rompiendo una y otra vez a los Chendo y Quique Sánchez Flores, el Ajax buscó el gol con insistencia. La velocidad de sus jugadas era asombrosa y la sincronización de sus jugadores reencarnaba al mejor fútbol total de la era de los setenta. Aquel equipo que ganó en el Bernabeu terminó perdiendo en la tanda de penaltis la final de la Liga de Campeones, y todavía tendría fuelle para llegar a las semifinales dejando fuera al Atlético con otra victoria en Madrid al año siguiente, el día de los insultos de Esnaider a Radomir Antic. Pero su reinado fue corto, en gran parte motivado por la salida de sus estrellas.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=DpE7Ef5pwUs]

Después han disfrutado de buenos jugadores, de equipos que lograron dar guerra, pero en Ámsterdam se sigue esperando la aparición en conjunto de un grupo de jugadores que consiga coincidir en tiempo y volver a aspirar a luchar por la Copa de Europa. Mientras un nuevo Ajax llega, ellos siguen trabajando en la misma línea. La fábrica de talentos sigue en marcha, a la espera de los nuevos Cruyff, Arie Haan, Kluivert o Clarence Seedorf...

LA APUESTA del día

Bournemouth y Arsenal se verán las caras mañana lunes, a partir de las 21:00 de la noche, en un nuevo encuentro de la Copa FA

Artículos destacados

Comentarios recientes