Benfica: Claves ante el Barcelona

Análisis del rival del conjunto azulgrana en la Liga de Campeones

Gaitán y Aimar con el Benfica Gaitán y Aimar con el Benfica

El Benfica se enfrenta al Barcelona en la Liga de Campeones y en Fútbol Primera analizamos a fondo al equipo portugués para conocer sus defectos y sus virtudes de la mano de José David López.

Una entidad que lidera la tabla en cuanto a número de socios por el mundo (nada menos que 200.000), no puede sino considerarse un ‘gigante’ universal, más cuando le respaldan dos Copas de Europa, equipos legendarios y 31 campeonatos nacionales como en el caso del Benfica. Sin embargo, hace muchos años que la actual Liga Sagres quedó instalada en un segundo escalón respecto a las principales competiciones ligueras del continente, lo que provoca que sus jugadores más salientes (casi siempre jóvenes promesas), acaben dando el salto tarde o temprano a un campeonato de mayor protagonismo y reputación. Esa dinámica inamovible en la pirámide actual, se ha convertido a su vez en retro-alimentación pues, consciente de tener los ojos de medio mundo en sus jugadores, ha sabido explotar una política económica basada en hilar fino en sus contrataciones y abanderar negociaciones duras con altas cantidades de dinero para deshacerse de sus figuras.

Da igual que el Oporto gane la Champions como hace seis años, que la Academia del Sporting de Lisboa siga curtiendo generaciones de internacionales o que el propio Benfica reúna con regularidad a 65.000 Águilas en los graderíos de Da Luz. Los obstáculos son enormes e insalvables hoy en día. Allí, en el corazón lisboeta, el ‘equipo del pueblo’ está viviendo un año de renovación diferente, esperanzador en cuanto a resultados, aunque con la fragilidad por llegar. Pues las premisas no cumplidas este verano, donde se vendió el último día de mercado a gran valor (Javi García y Witsel salieron del club sin tiempo para contrarrestar su rol en el vestuario), pero sin pensar en la debilidad que estaba implantando en su equipo, más plano y previsible que meses atrás. Una versión desmejorada, con un mismo técnico que impulsa caracterialmente su ‘cruyffismo’ y con la necesidad de encontrar nuevos referentes que tomen las riendas.

Jorge Jesús,el restaurador de Da Luz:

Dicen los que le vieron jugar como profesional, que ponía más ímpetu y trabajo del que sus piernas merecían. Al parecer, le gustaba la destrucción, explotaba como podía su garra y ejercía de carismático líder en el pesado entrenamiento diario. Aquellos rasgos de futbolista no llegaron a conocer la brillantez y tras criarse en el Sporting de Lisboa, fue cedido y traspasado eternamente durante 15 años de carrera. No sólo no levantó títulos ni se hizo regular en ningún equipo de primer nivel, sino que sólo pudo disputar unos 50 partidos en Primera División (7 goles). Sin embargo, todo el empeño demostrado iba a crear un monstruo de la motivación, un psicólogo en quien apoyarse y un perfecto hombro donde coger fuerzas, esas que son difíciles de soportar cuando tus jugadores no llegan a final de mes. Y es que Jorge Jesús, como no podía ser de otra manera, tenía que ser técnico y empezar desde lo más bajo, curtirse en el fútbol más arcaico y sensato que pueda existir. Tras romper varios records en sus clubes anteriores, aterrizó deseoso y emocionadísimo en Lisboa para hacerse cargo del Benfica más dinámico, atrevido y amante de la posesión, que se recuerde en muchos años. Su asignatura desde entonces es crear vestuarios competitivos pese a haber sido el generador de la explosión de jugadores estelares como Di María, David Luiz, Ramires, Coentrao, Javi García o Witsel, a quienes rentabilizó y dio una prolífica carrera. Hoy no tiene semejante galería de estrellas pero su carácter e ideas ya instaladas tras más de tres años en el cargo, siguen luchando por encontrar fisuras entre los principales favoritos.

Luisao, la baja más sensible en la línea más sensible:

El central brasileño, que lleva tantos años de capitán benfiquista que parece llevar toda la vida en Lisboa, es el gran referente defensivo y líder del vestuario portugués. Sin embargo, lleva toda la temporada sin ocasión de jugar debido a una sanción, tan dura como difícil de afrontar, generada en un simple partido amistoso de pretemporada este pasado verano ante el Fortuna Dusseldorf. Luisao perdió la tranquilidad en un instante de dicho encuentro y golpeó al árbitro de ese amistoso el pasado mes de agosto, lo que le costó dos meses de castigo y una multa de 2.250 euros tal y como anunció el consejo de disciplina de la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF). Las versiones son diferentes puesto que el colegiado Christian Fischer cayó al suelo y sufrió una conmoción cerebral, por lo que además presentó una denuncia ante la policía. Sin embargo, el central brasileño asegura que pretendía echarlo a un lado para protegerlo de la ira de sus compañeros y rivales, que vieron como el partido se suspendía antes de llegar al descanso. Desde entonces, su ausencia debilita la ya de por sí línea más floja del equipo, puesto que aunque Garay es básico, su lugar lo ocupa su compatriota Jardel (alto, robusto pero sin salida de balón ni tanta experiencia en élite).

Melgarejo, la perla readaptada por Jorge Jesús:

[video:http://www.youtube.com/watch?v=DnT8j_deooA]

Dentro de la amalgama de jóvenes promesas que cada año moviliza en cesiones, contrataciones o adquisición de derechos el Benfica para dinamizar su gestión y filosofía deportiva, llegan a la primera plantilla algunas muestras cada verano. Y después de su explosión como cedido el pasado curso al Pacos Ferreira, donde marcó diez goles como extremo zurdo revelación de la Liga Zon Sagres gracias a su definición, desborde y pegada, el paraguayo Lorenzo Melgarejo se ganó su regreso y sus primeras opciones serias en Lisboa. Su gran reto, o al menos el de Jorge Jesús, es readaptarlo pues son tantas las necesidades defensivas de su plantilla este curso que ante la falta de alternativas, ha decidido convertir al guaraní en un carrilero de primer nivel. Para ello, lo está situando como lateral zurdo desde que empezó el curso, intentando aprovechar su zancada, facilidad para encontrar animosidad ofensiva y amplio recorrido, a costa eso sí, de ir eliminando poco a poco los lógicos problemas de colocación, equilibrio y lectura táctica. Por ello, puede ser un peligro sorpresa o un terreno pantanoso, pero el experimento demuestra la confianza y el carácter del técnico con una de sus promesas más eficaces.

Pablo Aimar, un rol clave que no se resiste a soltar:

Muchos le habrían dado por olvidado, casi retirado o en un paraíso exótico intentando aprovechar bien los últimos años de su carrera. Pero es que el ‘payaso’ que más hizo disfrutar a los clubes por donde pasó, sigue siendo elemento fundamental en un equipo gigantesco que aspira a todo cada campaña, lo que difícilmente evidencia en sus piernas una debilidad o falta de ilusión. El enganche sigue siendo clave porque de sus ideas, ritmo, eficacia en jugadas tácticas y toque elegante para asistir a sus puntas, depende gran parte del porcentaje de éxito de este Benfica. Al contrario que otros compañeros que no han alcanzado su zenit en Lisboa o que han quedado reducidos a un papel secundario, los 32 años de Aimar siguen siendo indispensables para otorgar alternativas fantasiosas o de talento que no igualaría ningún otro elemento de la plantilla encarnada. Saca faltas, corner, encuentra fisuras entre líneas, explota espacios con pases medidos y lanza contragolpes a sus extremos. Todos saben que sigue siendo clave.

Los extremos, hábitat natural en Da Luz:

[video:http://www.youtube.com/watch?v=_WVH9pnLH0Y]

No tienen quizás la grandeza ni levantan el respeto de otros que pasaron por aquí hace poco, pero la labor de los jugadores ofensivos de banda en este Benfica sigue siendo la base de sus éxitos atacantes. Las combinaciones son múltiples y las variaciones en su estilo serían prácticamente inexistentes pues desde Gaitán a Nolito pasando por Salvio o Bruno César (quizás aporta algo más por ser especialista a balón parado), las pequeñas diferencias radican en momentos de forma y acierto en días concretos. Es más, la apuesta de verano en estas mismas latitudes fue la del holandés Ola John, lesionado desde inicios de curso. Suelen jugar dos extremos, uno en cada banda y hasta jugadores con movilidad como Rodrigo, han tenido su presencia en estas demarcaciones. Todos forman parte de una premisa básica del técnico, que insiste en encontrar soluciones, desequilibrios, estirar a los rivales que suelen encerrarse en cada partido dentro de la Liga Zon Sagres y generar goles, pues su aportación acaba siendo determinante también en la pegada. No sólo por sus registros, sino porque de su éxito dependen los killers Lima y Cardozo.

LA APUESTA del día

Levante y Villarreal se medirán en la segunda jornada de la Liga Santander. El duelo se jugará a las 22:00 horas en el Ciudad de Valencia.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter