Eurocopa 2012: España-Portugal, supremacía ibérica

La historia deportiva entre Portugal y España

Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos

La semifinal de la Eurocopa 2012 será un nuevo duelo entre Portugal y España en busca de la supremacía ibérica; una lucha deportiva en la que el país luso ha salido perjudicado en la mayoría de ocasiones…

En 1996, Portugal y España volvían a una fase final de la Eurocopa de Naciones. Tras el sorteo del campeonato celebrado en Manchester, un portugués de facciones latinas y mirada parda, hacía público un sueño de cara al torneo que debía celebrarse aquel verano en Inglaterra. Se trataba de Luís Figo, que comenzaba a ganarse la simpatía de la grada del Camp Nou con sus carreras y controles asombrosos. El luso apostaba por un España-Portugal en Wembley; como él mismo definió, la final más bonita de todas… la final Ibérica.

Han transcurrido 16 años desde aquel deseo incumplido, y por supuesto, el fútbol ha cambiado mucho… tanto que ahora el ídolo portugués se llama Cristiano Ronaldo y llegó al país vecino para jugar en el Madrid. El joven talento de Madeira tenía solo once años cuando vio caer a Portugal con aquella cuchara de Poborsky, y difícilmente podría imaginar que ocho años más tarde, sería co-protagonista de la eliminación española sobre el césped del José Alvalade en la Eurocopa de 2004.

Y es que España y Portugal, han sido parte importante en esa transformación futbolística que se ha vivido más claramente a nivel de selecciones que de clubes. Alemania e Italia dejaron de ser imbatibles, Portugal juega casi todas las semifinales de los torneos que disputa, y por encima de todos estos aspectos, España es campeona del mundo.

Analizando la tradición deportiva de los dos países históricamente, Portugal es el hermano pequeño y pobre de la península ibérica. El fútbol llegó a España por las minas de Riotinto en Huelva, cerca de la frontera portuguesa, sin embargo, las primeras manifestaciones futbolísticas en el país luso se sitúan en la isla de Madeira. En cualquier caso, el origen coincide en época y en quienes fueron sus introductores: los ingleses. La selección española nació poco tiempo antes que la portuguesa, que vivió su primer partido oficial en un amistoso jugado frente a España en 1921. El balance de encuentros desde entonces no favorece en absoluto a los lusos, que perdieron 16 de sus 34 partidos frente a sus vecinos, con goleadas tan escandalosas como el 9-0 sufrido en la previa del mundial de 1934.

Y hemos tenido pocas oportunidades de enfrentarnos en encuentros oficiales. El de mañana no será la "final ibérica" soñada por Figo, pero por primera vez en la historia del fútbol, Portugal y España se ven las caras en un marco de estas dimensiones. Repetir título es el sueño de España, dejar de ser el hermano ibérico desafortunado es la obsesión portuguesa.

Sorprende constatar el bajo porcentaje de héroes deportivos históricos del país luso. Cierto es que su posición geográfica no ha sido la mejor para recibir influencias deportivas de países más desarrollados, y tampoco vivieron una estabilidad política que les permitiera realizar un progreso estable a lo largo del siglo XX; en ese sentido, su historia contemporánea no dista tanto de la española. Además, Portugal es un país que no llega a los once millones de habitantes, que no deja de ser un aspecto importante a la hora de establecer comparaciones con España.

Los portugueses han perdido contra España en casi todo: 12 partidos jugados entre las selecciones de baloncesto de Portugal y España se han saldado con 12 derrotas lusas, alguna de ellas con saldo escandaloso. Tampoco en balonmano le fueron mucho mejor las cosas al hermano pequeño de la península ibérica; un equipo con poca tradición en este deporte que se enfrentó en menos de cinco ocasiones a la poderosa España en campeonatos internacionales… siempre derrotas.

Si hablamos de tenis, donde España ya era conocida como "la armada" antes de la irrupción de Nadal, la distancia es abismal. Portugal solo jugó una vez en el grupo mundial de la Davis y por tanto no existe ningún precedente frente a España. En la Copa Federación femenina, la historia no mejora; se enfrentaron en el torneo de consolación de 1983... victoria española, por supuesto.

Los compatriotas de Cristiano y Pepe siguen nadando en terrenos complicados en otras disciplinas. Les ganamos hasta en Rugby, aquí hay que reconocerlo, ni ellos ni nosotros somos absolutamente nadie… los dos jugaron una única Copa del Mundo, pero los españoles superan a los lusos en el balance Win/Loss: 21-10.

España domina el fútbol mundial desde hace pocos años, pero lo hace a nivel europeo desde hace muchos más en fútbol sala; dos mundiales y seis Eurocopas, una de ellas batiendo a Portugal en semifinales en la tanda de penaltis. A falta de precedentes futbolísticos, este bien merece una mención.

Desierto de triunfos portugueses. España, que siempre nadó en casi todas las disciplinas para ahogarse en la orilla hasta el cambio de mentalidad producido en Barcelona 92, no admite discusión cuando de ganar a Portugal se refiere.

Pero existe un deporte en el que Portugal y España son los mejores del mundo indiscutiblemente; el poder ibérico se transforma en el Hockey sobre patines. Españoles y lusos empatan en títulos mundiales, 15 para los dos. Pero Portugal gana en campeonatos de Europa, 20 por 15.

La tradición portuguesa se impone en un duelo que se repite en los campeonatos internacionales desde los años cuarenta, y en el que Portugal discute con propiedad la supremacía española.

Portugal ha dado al deporte grandes portentos físicos. Algunos venidos desde sus colonias, otros nacidos en algún punto de su territorio continental, o en sus islas, como Cristiano Ronaldo. Pero nuevamente, es difícil encontrar deportistas individuales dominadores de sus disciplinas, aunque existen algunos… y además de notable prestigio.

Españoles y magrebíes parecen fabricados para el mediofondo atlético. La factoría de talentos no cesa, y el atletismo mundial debe torcer el gesto cuando se habla de ellos.

Pero al calor de esos éxitos, Portugal vivió en los años ochenta y noventa su época dorada en las carreras de fondo, nacidos para ganar y dotados genéticamente de un talento extra para resistir. El enigmático Carlos Lopes se proclamó campeón olímpico de maratón en 1984 a los 37 años, hecho repetido por Rosa Mota, la mejor fondista nacida en la Península Ibérica en toda la historia que ganó el oro olímpico en Seúl 88. La fuerza del fondo luso se completa con Fernanda Ribeiro, campeona ya en la pista, en los 10000 metros de Atlanta 1996.

Esta condensación de talento portugués en pruebas tan concretas, contrasta con la sensación absoluta de desamparo y resultados poco competitivos que vive el resto de su deporte con pequeñas excepciones. Portugal ha ganado 22 medallas en toda su historia olímpica; España ha conquistado casi cien más.

España tiene actualmente al mejor tenista del mundo, a la mejor selección de fútbol mientras nadie pueda batir su supremacía, y al líder del mundial de automovilismo (los portugueses solo consiguieron hacer subir al podio de la Formula 1 a un piloto portugués, Tiago Monteiro en 2005, en una carrera en la que solo participaron 6 pilotos).

El mejor ciclista de la historia de Portugal, Joaquim Agostinho, nunca ganó un Tour de Francia, eso sí, ayudó a un español a hacerlo; fue gregario de Luís Ocaña en 1973. El destino quiso que los dos tuvieran un final muy triste… Agostinho murió debido a las heridas sufridas tras cruzársele un perro en la vuelta al Algarve de 1984, y Ocaña se suicidó diez años después.

El "duelo Ibérico", como fue definido por Luís Figo, no será en la final. Pero para el honor de los dos países será casi tan valioso como si se jugara por un trofeo.

Portugueses y españoles, tan cerca y tan lejanos al mismo tiempo… también en el deporte.

El próximo capítulo de esta historia digerirá el rumbo de dos países que no pasan por su mejor momento económico y social, y que vuelcan en su selección, gran parte del crédito internacional de su país.

El fútbol como opio del pueblo y la pasión ibérica desatada en la lejana Ucrania… Portugal-España; no va más.

LA APUESTA del día

Ajax y Valencia se enfrentarán mañana martes, en la ciudad de Ámsterdam, en el último encuentro de la fase de grupos de la UEFA Champions League

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter