Boavista: El rugir de la (in) justicia

Nuevos aires soplan en el conjunto portugués

Boavista Boavista

"Coacción del club sobre varios colegiados en partidos ante Benfica, Os Belenenses y Académica. Descenso de categoría y multa de 180.000 euros (la menor posible teniendo en cuenta sus graves problemas financieros. Así mismo, Valentim Loureiro, culpable de abuso de poder, aunque no de corrupción. Su sentencia, tres años y dos meses de cárcel". Esa sentencia deportiva del Comité de disciplina de la Liga portuguesa de fútbol, oficializada entre las protestas de miles de hinchas, destrozó la singular historia del Boavista. Nada menos que 105 años (hoy 109) buscando ser alternativa en un fútbol dominado por el triunvirato histórico, aquél al que siempre increpó y al que logró superar tras un siglo de batalla en 2001. Pero aquella corona no representaba nada ante la justicia.

El famoso ‘Silbato dorado’ demostró las irregularidades de muchos de los principales clubes del país, reflejando sus prácticas corruptas y sus favores a ciertos colegiados en partidos determinantes. Pero de todos los implicados, el más golpeado y castigado fue el Boavista, descendido a la Liga de la Honra (Segunda División) y posteriormente al tercer escalón (II Divisao) por sus graves incapacidades económicas. As Panteras, que empezaron a debilitarse tras un intento de progresar con la construcción del Estádio do Bessa XXI, son hoy un club casi en bancarrota pero tan singular que jamás podría ser olvidado. Sus colores ajedrezados claman justicia desde su penitencia, la misma que ahora podría devolverles el tiempo perdido.

Y es que el Tribunal de Lisboa ha considerado nula la reunión del Consejo de Justicia (CJ) de la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF) que confirmó el descenso del club por coacción sobre los árbitros por parte de sus dirigentes hace cuatro años. Si se confirmaran los primeros presagios, la Federación portuguesa tendrá que redoblar esfuerzos este verano para volver a colocar a los ajedrezados de Oporto en la Liga Sagres. Las opciones son dos, o aumentar el número de club en uno más (Boavista) y que descienda otro club añadido el próximo curso, o ignorar la voz de la justicia (nada improbable por otro lado viendo que Pinto Da Costa, presidente del Porto y principal acusado de la trama del Silbato, sigue ejerciendo su cargo sin problemas pese a haber sido inhabilitado).

Pero la humildad del ‘vecino’ no evita que la ilusión haya despertado en las ‘panteras’ pues Alvaro Braga Júnior, el nuevo mandatario, ha sido tajante: “No siento que volví a la primera división, porque siento que nunca salimos de allí. Debemos volver a la categoría que merecemos. No puede ser de otra forma. Hoy es el día del primer paso. Sé que puede haber un recurso, pero también sé que la FPF tiene una nueva estructura y que es un buen momento para entender si los nuevos elementos se identifican en lo que los otros hicieron”, destacó, deseando que esta vez, la justicia escuche el rugir de la (in) justicia.

LA APUESTA del día

Crystal Palace y Brighton se verán las caras mañana, a partir de las 20:45 horas, en el partido del lunes de la Premier League inglesa

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter