Juventus: la estrella de la discordia y la provocación

La Vecchia Signora cuenta 30 scudetti. Italia sólo le concede 28.

Juventus de Turín y sus 30 títulos Juventus de Turín y sus 30 títulos

La Juventus se proclamó campeona de Italia 2011/12 para ganar su título número 30 en bruto, 28 en neto. Y es que a raíz del escándalo de Calciopoli, a los bianconeri le fueron quitados en la mesa los títulos 2004/05 y 2005/06; el primero fue sencillamente revocado mientras que el segundo fue asignado al Inter y es ahí donde comienza toda la polémica. Es un tema espinoso, lleno de detalles legales que trataremos de explicar de manera sencilla.

Empezamos con el prólogo. El escándalo conocido como Calciopoli vio como protagonista a la Juventus y a su Director General Luciano Moggi además de otros equipos como Fiorentina, Lazio y Milan aunque en menor escala. La sentencia deportiva de primer y segundo grado decían que la Juventus amañó partidos. Éste es más o menos el concepto del italiano medio y del mundo entero. 

Sin embargo, es bueno subrayar algunos detalles. El primero es que el Código de Justicia Deportiva establecía en su artículo 6, hoy en el art. 7, que el amaño de partidos será penalizado con el descenso sólo en caso de ser acreditada la responsabilidad directa (es decir, que el ilícito haya sido cometido por el representante legal del club en cuestión); de haber sido cometida por otro sujeto de la entidad, se hablará de responsabilidad objetiva y podrá ser penalizada sólo con puntos menos. Ahora bien, Moggi era el Director General de la Juventus mientras que el representante legal era entonces Antonio Giraudo, su Administrador Delegado. Es decir que, técnicamente, la Juventus no debió haber ido jamás a Serie B siguiendo el CJD. Dicho esto, pasemos a lo segundo: la sentencia deportiva dice claramente que Moggi jamás compró ningún árbitro ni amañó ningún partido sino que sacaba provecho de sus buenas relaciones con la comisión que designaba los árbitros para que a la Juve le fuesen asignados los principales que pertenecían a la llamada “cúpula moggiana”, que no era más que un grupo de árbitros allegados a Moggi con los cuales este se ponía presuntamente de acuerdo a través de unas tarjetas SIM suizas que él mismo habría regalado a “sus” colegiados, pero de éstas no había ninguna intercepción u otra prueba que no fuese su mera existencia. No, no tiene ni pies ni cabezas y no perdáis tiempo buscándole sentido porque la verdad  es que la condena, la de mandar a la Serie B a la Juventus, surgió en un juicio frenético de unas pocas semanas que pareció más una cacería de brujas que un tema de hacer real justicia. 

Sin embargo, en base a esto, el entonces comisario extraordinario de la FIGC Guido Rossi convoca a tres expertos en la materia para decidir si el Scudetto 2006 puede ser asignado al Inter, primer clasificado después de Juventus y Milan, ambos implicados en el escándalo. El trío da opinión positiva y en base a esto el Inter es nombrado campeón de Italia 2006. Un comentario al margen de todo esto, Rossi abandona la FIGC tres meses después para aceptar la presidencia de la Telecom Italia que le ofrece el dueño de tal compañía, Marco Tronchetti Provera, quien también es accionista de Pirelli compañía de Moratti de quien es compadre.  

Al juicio deportivo siguió un largo y abrumador juicio deportivo donde emergieron detalles del todo desconocidos. Por ejemplo, salieron a la luz pública llamadas del difunto presidente del Inter Giacinto Facchetti tan comprometedoras que hubiesen podido mandar al Inter a la Serie B, pero para entonces todo había prescrito. También se supo que las muchas llamadas que involucraban al Inter no fueron referidas al fiscal federal Stefano Palazzi “porque el Inter no interesaba”. Cabe acotar que la sentencia penal dice que la Juventus no tiene ningún tipo de responsabilidad ni directa ni objetiva en los actos cometidos por Lucky Luciano, como se le conoce al ex-directivo juventino. 

De cara a esta situación, la sociedad turinesa ha tratado de que alguien responda entonces por los dos títulos que le fueron quitados y a los que jamás ha renunciado oficialmente, tanto que aún conserva las Copas Scudetto de esos años mientras que el Inter tiene una réplica. Recurrió a la FICG, al Comité Olímpico Nacional Italiano, a la UEFA y todos se dijeron incompetentes para devolverle los títulos. Sorprendía sobre todo el fallo de la Federación que fue competente para asignárselo al Inter  pero no lo es para devolvérselo a la Juventus. Y es entonces cuando se descubre que no existe ningún documento oficial que asigne realmente el Scudetto 2006 al Inter. También el Tribunal Nacional Arbitral Deportivo se declaró incompetente. 

Es por ello que la Juventus ha recurrido a la justicia ordinaria para pedir que se le restituya lo que siente  como propio y está convencida le compete por derecho. Hay que recordar que un club puede dirigirse a la justicia ordinaria siempre y cuando todos los organismos deportivos declaren la propia incompetencia en el tema en cuestión. De ahí que la Signora haya presentado un recurso de amparo ante el Tribunal Autónomo Regional (TAR) pidiendo un resarcimiento por daños y perjuicios a la FIGC y al Inter de 444 millones de euros, que derivan de los daños sufridos por la “disparidad de trato” entre los hechos de 2006 y los que emergieron en el juicio penal. 

Llegamos finalmente al “entonces”. El que la Juventus utilice la tercera estrella no es más que una evidente deslegitimación de un sistema, el deportivo, que se ha demostrado totalmente incapaz de administrar con un mínimo de equidad. Y aquí vale perfectamente la frase de Moggi: la FIGC tiene 444 millones de motivos para permitir que la Juventus lleve la tercera estrella.

Publicidad

Artículos destacados

Memo Ochoa, el nuevo 'Caballero' de La Rosaleda

El portero Guillermo Ochoa ha cerrado su fichaje por el Málaga después de haber brillado en el Mundial de Brasil 2014. Analizamos su carrera

Luis Suárez podría ver reducida su sanción

El delantero del Barcelona Luis Suárez declarará ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo para intentar reducir su sanción

Oporto y otros clubes españolizados

El Oporto está atravesando un proceso de españolización con los fichajes que está pidiendo Julen Lopetegui. Analizamos casos similares

James Rodríguez quiere a Falcao en Real Madrid

James Rodríguez quiere que el Real Madrid cierre el fichaje de su compatriota Radamel Falcao para la temporada 2014 - 2015

Así sería una Lliga Catalana La Caixa

Imaginamos como sería el fútbol catalán si obtuviera la independencia de España y una posible liga compuesta por equipos catalanes

Cristiano Ronaldo podría no ser el auténtico CR7

El ciudadano estadounidense Christopher Renzi ha iniciado una batalla legal para proteger sus derechos sobre la marca CR7 sobre los de Cristiano

Comentarios recientes