Iborra y el interés del Barça

El mediocentro granota ¿vigilado desde Barcelona?

Iborra celebra el ascenso hace dos años/lainformacion.com/EFE Iborra celebra el ascenso hace dos años/lainformacion.com/EFE

Todavía a esperas de saber si la noticia filtrada en el día de ayer sobre el interés del Barça por Vicente Iborra es una cortina de humo para restar peso a la dolorosa eliminación europea y dar cierta visión de trabajo a medio plazo mientras se espera la decisión de continuar o no de Guardiola (sin olvidar que el representante del jugador inició esta semana las negociaciones para renovarle), merece la pena dedicar unas líneas al jugador y, más en concreto, al crecimiento que ha vivido en esta temporada con el equipo revelación del año, su Levante de toda la vida, siendo la excepción, en cuanto a juventud, que confirma la regla, si hablamos de la edad media del once tipo que Juan Ignacio Martínez usa normalmente en Liga.

Iborra es uno de esos casos curiosos donde una desgracia se puede transformar en una nueva oportunidad. Su llegada al primer equipo granota se produjo en 2008, cuando el equipo, sumido en una durísima crisis se dirigía sin remedio hacia la pérdida de categoría y muchos de los jugadores que se firmaron para mantener la categoría, se marcharon al ver no sólo que deportivamente el equipo no se cohesionaba, sino que no había dinero para pagar sus fichas. Ante esta situación, comenzaron a completar las convocatorias jugadores del filial y ahí llegó la oportunidad de Iborra.

Pero el Iborra que debutó en Primera, lo hizo como delantero. Su 1,90 le convertían en un buen referente para el juego aéreo y disimulaba sus moviemientos toscos.

Las penurias económicas dieron continuidad a Iborra dentro del primer equipo contando con los entrenadores que tuvo hasta que se cruzó en su camino Luis García Martínez. El actual técnico del Getafe fue quien le comenzó a retrasar primero a la mediapunta y después al mediocentro donde ha ido cumpliendo hasta el pasado año.

La pasada campaña, con el Levante de nuevo en Primera, su participación se redujo dieciséis partidos y con un rol un tanto arcaico, ya que desde la posición de mediocentro ejercía un 'marcaje velado' sobre el generador de juego del rival. Un misión que si bien no le dejaba muy bien parado a la hora de lucir de manera individual, sí que le ha servido para crecer mucho a nivel de lectura táctica.

Pero ha sido con JIM cuando ha explotado. Liberado de ese rol de marcador por delante de la defensa y totalmente compenetrado con Xavi Torres (otro que suena para reforzar a un equipo con más aspiraciones) y se ha consagrado como un excelente jugador de contención.

Y esto es lo que puede despertar ahora mismo tanta sorpresa en su relación con el equipo culé. La llegada de un jugador tan específico que ha destacado siempre en un equipo que rechaza la posesión. Desde la Ciudad Condal se le apuntaba como sustituto de Puyol y uno no puede dejar de preguntarse si sea quien sea el próximo entrenador del Barça pudiere adaptar a la posición o si desde donde se haya filtrado esa noticia hayan visto jugar al futbolista de Moncada.

Si la idea es hacer de Vicente Iborra una reconversión como hemos visto con Busquets o con Mascherano, dista del trato técnico del balón de estos dos.

A su favor, con la edad que tiene, claramente sería una oportunidad tremenda para crecer y si llega y asume el rol de jugador de rotación, seguro que sumaría más de lo que se imagina... pero quien espere algo más, puede que se lleve un chasco.

También te puede interesar:

La entereza de Vicente Iborra.

LA APUESTA del día

Estudiantes, con el propósito de alcanzar la Libertadores, recibe a un Quilmes ya descendido pero que pretende ser competitivo

Patrocinado:

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter