El Milagro de Montenegro

Montenegro vive su particular noche mágica futbolística

Montenegro celebra su milagro Montenegro celebra su milagro

Junio del 2006. El último vestigio de la antigua Yugoslavia en forma de republica asociada a Serbia, Montenegro, se declaró independiente, tras un disputado referéndum (55,5% de los votos favorables y 44,5% en contra). Así, 88 años después, esta república ex yugoslava de 625.000 habitantes conseguía su plena autonomía.

Eso significa, futbolísticamente hablando, que la fase de clasificación para la Eurocopa 2012 es el segundo clasificatorio que juegan como nación independiente, tras el del Mundial 2010. Pero en aquella ocasión Montenegro fue una de las “cenicientas” del grupo 8, donde finalizó penúltima con apenas 9 puntos de 30 posibles. Por eso, y tras el empate de ayer frente a Inglaterra y confirmarse que jugará la repesca para la Eurocopa 2012, hoy podemos hablar del milagro montenegrino.

Todo comenzó con la elección en febrero de 2010 del seleccionador Zlatko Kranjkar, internacional yugoslavo en los años 80 y croata en los 90 y además, padre de Nico Kranjkar, una de las estrellas del Tottenham. Con él al frente, Montenegro comenzó de una manera asombrosa la fase de clasificación para la Eurocopa, en septiembre de 2010, ganando sus 3 primeros partidos por 1-0 (a Gales, Bulgaria y Suiza). Además, en el cuarto partido, se permitió el lujo de empatar a cero contra Inglaterra en Wembley. Estos resultados tienen valor añadido si conocemos que en los partidos inmediatos anteriores a comenzar la fase de clasificación habían perdido contra potencias futbolísticas del nivel de Macedonia, Albania y Noruega.

Así, 13 puntos de 15 posibles situaron a Montenegro en una clara posición para clasificar. Pero entonces, una mala racha de resultados que le llevaron a empatar en casa frente a Bulgaria y a perder frente a Albania (en amistoso eso sí) y frente a Gales en el clasificatorio, llevaron al presidente de la Federación Montenegrina de Fútbol Dejan Savicevic, el gran mediocampista de los años 90 del Milan y la selección yugoslava, a destituir a Kranjcar al frente de la selección. Esto sucedió tras la derrota frente a Gales el pasado 2 de septiembre de 2011, nombrándose seleccionador al ex futbolista del Espanyol, Branko Brnovic, quien había sido mano derecha de Kranjcar. Así, Brnovic tenía un difícil estreno frente a Inglaterra. Lo que ni él ni los montenegrinos sabían es que la noche del partido frente a Inglaterra se iba a producir el milagro de Montenegro.


Llegaba la selección inglesa a Pogdorica con la misión de arrancar un punto que les clasificara automáticamente como primera de grupo a la Eurocopa. Y Fabio Capello y todas sus estrellas se pusieron manos a la obra y no querían dar lugar a sorpresas como en la ida, cuando Montenegro empató a 0 en Wembley, y en el minuto 31 ya ganaban por 0-2 lo que, junto al empate que Suiza estaba cosechando en tierras galesas, dejaban a suizos y montenegrinos separados por 2 puntos y todo por decidir en el último partido del grupo, Suiza-Montenegro. Sin embargo, la noche iba a ser mágica en Pogdorica. Antes del descanso, el medio del Young Boys suizo, Elsad Zverotic, recoge un balón en el área inglesa y sin pensárselo remata a portería, con la suerte de que la bola rebota en Gary Cahill y descoloca a Hart. Era el 1-2 y quedaba toda una parte por jugar.

Entonces, sucedieron dos pequeños milagros en 15 minutos. Del 0-0 en el Gales-Suiza se pasó al 2-0 para los locales en el minuto 71’ y en Montenegro, en el 74’, Wayne Rooney demostró que tras las detenciones de su padre y de su tio, no iba a ser su semana, y fue expulsado tras una absurda entrada por detrás y sin el balón en juego a Dzudovic.

Rooney es expulsado

Así, con 15 minutos por delante y frente a 10, un empate clasificaba automáticamente a Montenegro para la repesca de Ucrania-Polonia 2012. Montenegro atacaba pero más con corazón que con cabeza y no lograba batir a Hart, y el partido entró en el descuento. Pero entonces, y como mandan los cánones de las mejores e inolvidables noches futboleras, un gol en el 91’ del delantero del Rayo Vallecano Andrija Delibasic puso el 2-2 final en el marcador, posibilitando la clasificación montenegrina para los play-offs. Un gol de cabeza que no solo remató Delibasic, si no los 600 mil habitantes de la pequeña república balcánica remataron con él. Por eso no le dolió el tremendo golpe que se dio contra el poste tras rematar. Por eso salió corriendo, disparado y enloquecido a celebrar un gol sin importarle que el colegiado lo amonestara. Era su noche, la noche de Delibasic y su gol, el cual suponía el primer milagro futbolístico para su pequeña nación en su corta historia. Intentarán consumarlo en la repesca con la clasificación definitiva para la Eurocopa 2012. Pero pase lo que pase, el milagro de Montenegro ya ha sido realizado.


LA APUESTA del día

Levante y Mallorca se disputarán los puntos mañana viernes, a las 21:00 horas, en un nuevo enfrentamiento de la Liga Santander

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter