Capel no aguanta una comparación con Futre

Son zurdos y ambos han jugado en el Sporting, ni un parecido más

Capel, un extremo regateador.Foto:lainformacion.com/EFE Capel, un extremo regateador.Foto:lainformacion.com/EFE

Nombrar a Diego Capel y ponerlo al lado del nombre de Paolo Futre es mancillar la memoria del fútbol, hacerle un flaco favor al futbolista andaluz y minimizar la figura de un mito como Futre.

Futre es una leyenda del fútbol que vivió a finales de los años 80 el esplendor de su carrera. Campeón de Europa con el Porto en un campeonato donde su dúo, formado con Rabah Madjer, fue una auténtica explosión. Futre, para empezar era un delantero. Zurdo, sí, como tantos otros mitos del fútbol internacional, pero sólo me faltaría haber escuchado que se parece a Maradona, quizá por la coincidencia en su pierna dominante o porque lleva un peinado que llama la atención.

Futre fue el azote del Real Madrid. Foto:lainformacion.com/EFE

Volvamos a Paolo Futre. Delantero habilidoso rápido y vertical que buscaba la portería rival con una velocidad y desequilibrio envidiable. Nunca fue un gran goleador, en la temporada que más goles consiguió con el Atlético de Madrid no pasó de 10, y fueron 12 su máximo registro cuando en 1987 lo ganó todo con el Oporto. Es verdad que tampoco Capel es un gran goleador, pero es que el de Albox sólo llegó a conseguir 3 goles en sus 126 partidos con el Sevilla FC.

La influencia

La influencia en el juego y sobre todo en el resultado de sus equipos no tiene parangón. Ni comparativa posible ni medida que no dé paso al sonrojo. Futre era el líder de un equipo como el Atlético de Madrid que todo lo que consiguió con el portugués como estrella era a lomos de las jugadas de Futre. Nunca se escondía, cobraba por todos, encaraba y era un jugador de raza y de carácter, además de su inmensa calidad como jugador. Capel, que ha salido del Sevilla FC porque no ha sabido sostener la titularidad ante Perotti, no ha sido relevante en el club sevillista más que en dos partidos contados con sus regates en velocidad. Capel es un extremo a la antigua usanza sin más recursos que su aceleración y cambio de ritmo. Sus centros no tienen peso ni calidad y su aportación de cara a puerta es menor que la de muchos centrales de Primera División, (que, al menos, marcan dos golitos por temporada en sus incorporaciones a balón parado).

Capel firmó por el Sporting de Portugal, un club con una trayectoria hoy en día muy inferior a la que ha conseguido el Sevilla FC en los últimos años, así que mientras que Paolo Futre fue una de las estrellas europeas del momento y siempre fue mejorando para pasar del Sporting al Oporto, proclamarse campeón de Europa y acabar en el Atlético de Madrid, Capel ha pasado del Sevilla al Sporting... No es lo mismo, ni parecido.

Si Capel fue capaz de meter dos goles en un partido sólo cabe que celebrarlo y felicitar al joven futbolista. Pero ni será nunca el referente de un equipo ni mucho menos de su selección ni es un hombre con la personalidad suficiente para convertir a toda una generación a un club. Que le pregunten a todos los treintañeros del Calderón quién fue su ídolo y porqué son del Atleti. A lo mejor le responden al simpático Mono Burgos... "porque teníamos un jugador que era como Capel".

LA APUESTA del día

Betis y Getafe serán los encargados de echar el telón a la cuarta jornada de liga. El Benito Villamarín será testigo de ello.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter