El Real Unión hace honor a su historia en el Bernabéu

Cualquier desprevenido podrá pensar que ese equipo llamado Real Unión de Irún es un desconocido absoluto dentro de la elite del fútbol español. Craso error. Más de uno, acaso enemistado con la historia del balompié ibérico, hoy estará pensando en ese ignoto equipo que cometió la osadía de irse con la clasificación ni más ni menos que desde el Santiago Bernabéu. Nada más alejado de la realidad. El club irundarra fue parte del proceso fundacional del fútbol español tal y como lo conocemos. Incluso cuenta con tres Copas del Rey ganadas bajo esta denominación actual y una más de cuando su nombre era Racing de Irún. También jugó en Primera durante 1928 y 1932. Allí terminó su historia dentro de las mieles del fútbol español de primer nivel. Actualmente, otro es el cantar: está en Segunda B y lo que sucedió antaño son tan sólo fotos en sepia. Pero ayer quienes vistieron la camiseta de los "Fronterizos" adivinaron la carga histórica de la misma y revivieron los días de gloria por unos segundos.

El escenario estaba claro: el Madrid debía imponer su presencia en el Bernabéu y conseguir el pasaje a la próxima ronda. Y si era posible con un juego florido y efectivo, con goles y espectáculo, pues mucho mejor. Un buen partido, la clasificación y, de paso, la posibilidad de ver a algunos no tan habituales (aunque mechados con varios titulares) podían llegar a hacer olvidar un poquito el magro presente madridista. Pero todo comenzó oscuro y con mal presagio. El primer error de la línea de fondo le daba la posibilidad a Abasola de silenciar a la grada. Raúl empataría y todo se iría así al descanso, con la incertidumbre de la eliminatoria en contra, pero con la más que certera posibilidad de remontarla. Pero si ese gol encajado en la primera mitad había sido un mal agorero, peor lo fue lo de Salcedo. Ahora hacían falta tres goles para pasar de fase. Algo para nada improbable, hablando del Madrid y el Real Unión, pero que no se avisoraba como sencillo. Y llegó otro más de Raúl, el debut en las redes del chaval Bueno y uno más de Raúl, tras un lindo amago del canterano ingresado. "4-2, c'est fini", habrá pensado más de uno. "Ya con la eliminatoria en contra se vendrán abajo", habrán elucubrado otros.

Pero lo que el Madrid escribe con la mano, lo borra con el codo. Todo lo que concretó en la portería de enfrente, lo cedió en la propia. ¿O es casualidad que haya recibido seis goles de parte de un Segunda B en dos partidos? ¿O son casos aislados el hecho de conceder tres al Numancia y tres al Málaga en el propio hogar? El Real está atravesando por un vaivén fuerte en esta etapa final del año y acaba de pagar el primer plato roto: eliminación de la Copa del Rey en dieciseisavos de final a manos de un Segunda B, que por más historia a cuestas que tenga, no deja de ser un rival de dos categorías por debajo. Porque así fue. Cuando el equipo merengue ya había conseguido superar la vergüenza y dejar la eliminatoria encarrilada (incluso con el valor añadido para la grada de las tres conquistas raulísticas), llegó un anticipo de Eneko Romo para dejar con cara de nada al Bernabéu entero. Tamaña hazaña la de estos irundarras. 4-3 marcaba el electrónico y a jugar los octavos.

Las aguas bajan turbias para el Real Madrid. Marca ya está anunciando el ultimatum dado por Calderón y cia al bigotes Schuster. As también coloca la misma información, aunque algo más pequeña. ¿No será un momento demasiado apresurado para tomar tal medida? ¿Acaso es el alemán el culpable de haber tenido que comenzar la temporada con una plantilla que no era, en todo caso, la que él aguardaba? Con un equipo que extraña a Robinho, que no encuentra respuesta en jugadores experimentados como Heinze, Raúl (más allá de los tres goles de hoy), que sufre horrores en defensa y que, para colmo de males, está con la enfermería al rojo vivo, Schuster no ha sabido, de momento, resolver este entuerto. Pero falta mucho, muchísimo por delante. Por lo pronto, en Valladolid tendrá la primera oportunidad de olvidar un poco el papelón al que fue expuesto en el día de ayer.

LA APUESTA del día

Barcelona y Valencia cerrarán la temporada con la final de la Copa del Rey. El duelo se jugará a las 21:00 horas en el Benito Villamarín.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter